Política cero

'Moreiriñas' por aquí, 'moreiriñas' por allá

Cuando uno creía que el gobierno mexicano no tendría tiempo, en medio de tanta algarabía por la caída del Chapo y Kate, para contener sus inercias y hacer un alto en el camino y echarle una manita a Humberto Moreira, ese ángel del camino cuyo destino era rodar y rodar en primera clase, fue bonito el gesto de la Secretaría de Relaciones Exteriores que, en vez de irse cuando la cargada de los sospechosistas, se negó a hacer ningún tipo de juicio de valor y de inmediato anunció que velaría por los derechos humanos del prístino gobernador de Coahuila, que son por supuesto mucho más importantes que los derechos humanos de los coahuilenses que van a tener que pagar el endeudamiento del príncipe del chúntaro style hasta que el infierno se congele o que funcionen las reformas estructurales, lo que suceda primero.

Incluso el licenciado Peña se tomó unos momentos de su bonito e instructivo viaje por la península arábiga para exigir que no se hicieran juicios sumarios ni defensas anticipadas de don Humbertus, faltaba más, sobraba menos. Bien hecho porque de la misma manera en que ya salieron los que quieren que nuestro hombre en Chirona no solo sea enjuiciado hasta por el costo del nuevo avión presidencial, sino que también devuelva lo que se llevó (oigan, no se vale, si es producto de sus horas de servicio burocrático); mientras que por otro lado su fanaticada quiere que renuncie Rajoy al gobierno español para cederle el lugar a Moreira, seguramente para que les enseñe cómo se debe aplicar una verdadera y jugosa moreiriña.

No sé por qué todo esto me recuerda al caso de otro gran titán de la honorabilidad y la justicia profética, Catémoc Gutiérrez, quien, a pesar de las insidias sobre su naturaleza lasciva, y con el valeroso apoyo de sus compañeros de sector y del PRIcámbrico temprano, hoy está convertido en el auténtico líder moral del PRI en la ciudad de las multas, perdón, de México.

Es una lástima que Moreira haya sido apañado en tierras españolas, porque si estuviera por acá ya le hubieran construido un túnel legal para que saliera libre de polvo y paja. Incluso ya estaría casi listo para aparecer en cadena nacional anunciando su candidatura independiente para la Presidencia y no ser menos que otro gran aspirante a estadista, Pedro Ferriz.


jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto