Política cero

Métete TPP, que te metas TPP

¿Qué pudo haber hecho el gobierno que atinadamente preside el licenciado Peña como para ganar la animadversión de organizaciones internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la ONU, la OEA, Human Right Watch, Amnistía Internacional y Greenpeace como para que continuamente le estén aplicando un bullying que ni Donald Trump se atrevería a hacer? Cuando no lo acusan de consentir hiperviolencias, secuestros, matazones, desapariciones forzadas y reguetón en México, señalan a instituciones impolutas como la PGR, los federales y el Ejército de estar coludidas con quién sabe qué oscuras fuerzas de la canallada y la maldad.

Y ahora hasta La Barbie, haciendo ñaca ñaca, acusa a Calderón de pactar con el narco. Eso es imposible, pero en el dudoso caso de haberlo hecho, lo hizo muy mal. Acusaciones más falsas y populistas que las fotografías de La Degolladora de Chimalhuacán.

México tiene tanta credibilidad que nos acabamos de enterar, gracias a los amables servicios de WikiLeaks, que había una serie de negociaciones que databan de hace cinco años para armar un bloque de países, encabezado por Estados Unidos y los tigres asiáticos, con el fin armar la versión remasterizada, refurbished y reloaded del TLC pero en Oriente. El llamado Acuerdo Transpacífico, o TPP por sus siglas en inglés que, según los analistas, nace con el fin de que el Tío Sam recupere los liderazgos perdidos, además de generarle competencia a los voraces chinos, que no dejan una pa' comadre.

Como estas naciones se caracterizan por su capitalismo con rostro humano, son defensoras del proletariado y velan por el interés de los otros antes que por los suyos, seguramente los mexicanos podremos firmar sin temor todos los acuerdos. Bueno, los que se sabe, pues aquello es más secreto que el 27 batallón de Iguala. Lo único que sabemos es que hay que aceptar los poderes supranacionales.

Al fin que estamos acostumbrados, con lo bien que nos fue con el Tratado de Libre Comercio y que nos convertimos en potencia mundial, como prometió el licenciado Salinas.

Estoy seguro de que nuestros legisladores dejarán por un momento su livin' la vida loca, austera pero republicana, para que a pesar de su nivel académico de hooligan tricolor, lean con lupa las letras chiquitas y no se terminen endosando hasta los albures de Carmelita Salinas.

Pero lo dudo; será esto tan benéfico que seguramente acabaremos todos cantando el clásico de bodas y XV años a ritmo de samba y silbatos: TPPpepepepé, TPPpepé, TPPepepepepé...


jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto