Política cero

Messi que más aplauda

Decir que Messi que más aplauda es el mejor jugador del Mundial es como decir que El Canelo es el nuevo Muhammad Ali, que el convertidor catalítico es el Santo Grial, que la reforma energética acabará con los privilegios como dice Gamboa Patrón (con todo y sindicato de Pemex, lo cual sería un hazaña de la libertad), que en el PAN ya no veremos nazis ni tentaciones medievales o que, como dijo Osorio Chong, se va a poner orden en La Bestia, que es como poner orden la franja de Gaza.

Decir que Messi es el mejor jugador del mundo sobrevalorando su pálido esplendor, es igual a decir que Brasil experimentó la pesadilla de su peor Mundial en casa solo por haber traicionado al jogo bonito, cuando su verdadera y más pavorosa traición fue a la samba y al bossa nova (no se puede preferir a JLo, Pit bull y Shakira por encima de Caetano Veloso, Ellis Regina y Antonio Carlos Jobim, a menos que quieras que te caiga un muy mal karma) por eso chorando se foi.

Es como decir que solo porque únicamente 2% de los curas son perderastas según el Santo Padre que vive en Roma (aunque parece que ese recuento estadístico dudoso fue hecho por el INE), los niños no deban ir pegados a la pared cuando van a confesarse, no se les vaya a aparecer algún émulo del Padrote Maciel cuyo sentido de la depredación supera a las compañías petroleras a las que ya les anda por caerle a Pemex.

Por esa y otras cosas más (la persistencia del messiánico en dejar a los niños con la mano estirada y decepción en el rostro) esta aguerrida Argentina que desfalleció frente a la Alemania abrasilada y con tiki taka, no es la del número 10 que apenas si derrochó un mínimo porcentaje de su talento, sino del tal Mascherano que se la rifó aún a costa de su ano. Pero afirma José Ramón Fernández que Alemania tiene jugadores para ganar campeonatos, los de Argentina únicamente para ganar partidos. Igual pasa con los institutos políticos nacionales, están hechos para ganar elecciones dudosas, manejar el viejo arte de tragar mierda sin hacer gestos  y cuando mucho robar poquito, pero no para sacar al buey de la barranca.

Que los matraqueros quieran convencernos de que Messi es el mejor del mundo es como si nos quisieran disuadir de que Los Chuchos son luchadores sociales, que el programa Hoy no Circula es bueno para la salud (lo que pierdes en imecas lo ganas en ataques cardiacos) y que los preponderantes son gente buena, santa y pura. Messi que más aplauda.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto