Política cero

Mejor mejora el Mejoralito

Mientras el licenciado Peña va por Londres mostrando triunfal los éxitos de su inatacable administración, y reconociéndole a la reina Isabel sus aportaciones en el concierto internacional para reforzarle su autoestima, en México se disipan las desconfianzas y las incredulidades.

Así, poco a poco se disipan los espectros del conflicto de interés y llueven los aplausos, sobre todo con la llegada de Arely Gómez y Eduardo Medina Mora parece que la patria dejará de estar en vilo.

Ahí está el Instituto Nacional Electoral como gran bastión del desarrollo desde donde se afirma lo que ya es público y notorio: que vela para que haya imparcialidad, ese concepto nebuloso que tanto exaltan los insensatos y que al PRI, Nueva Alianza y el PVEM les es intramuscular. Y es que ellos que tienen madurez política, son portadores de una lógica como la del alcalde priista de Zapopan, Héctor Robles Peiro, que afirmó: “Yo prefiero invertirle a los chavos, que meterle a una calle que, seguramente, no tienen carros los vecinos de esas colonias marginadas”.

Exacto, para qué desperdiciar recursos.

En esa tesitura ha sido todo un acto de justicia poética que la institución más popular del país, luego de la PGR, es decir, el INE, haya multado al Partido Verde Ecologista de México con 35 millones de pesos para no menguarle sus finanzas y dejarlo incapacitado para producir más spots de esos que te alivianan la existencia mientras te dan lecciones morales en los cines antes de que comience la función. Una terapia muy necesaria en tiempos en que la tropa está muy desbalagada, desprovista de rumbo y certidumbre.

Está bien que se haya tardado cuatro meses en acatar la norma —ya ven cómo son los ninis verdes— pero en vez de ponerse neuras y autoritarios como con los partidos en rebeldía que se pararon de la mesa de diálogo, a los que llamó fundamentalistas y antidemocráticos, cupo la piedad y la sabiduría en el INE. Por eso solo le aplicó al Verde una pequeña llamada de atención para que pudieran continuar con su extraordinario trabajo político.

Lo único que le faltó al INE fue pedirle al Verde que, dado el éxito de sus propuestas que son de lo mejor (y si no hay mejor, pues qué mejor o que mejor las mejore Mejoral), pues le de refugio a esas decenas de animalitos y chamba a los trabajadores que fueron echados de los circos en quiebra.

Y ya como cosa suya que nos paguen el Prozac y las terapias de choque a quienes involuntariamente fuimos sometidos a su gustada propaganda.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto