Política cero

"Mamá" Rosa, el musical

Dejé de confiar en El Piojo. Así, con un dejo de tristeza, lo afirma el portero José de Jesús Corona luego de enterarse que en uno de sus mil placeos por programas de radio y tv donde se deja apapachar como si fuera uno de esos preponderantes a la antigua que todavía alcanzó a calzarse el penacho de Moctezuma, Herrera chismeó que se había enojado por no ser el elegido en la titularidad de la selección nacional. Quizá el jugador tenga razón y Herrera no tendría que andar revelando intimidades, pero pasa tanto tiempo frente a cámaras y micrófonos, que hay que comprender que se siente obligado a dar la nota. Así, al rato dirá a quién le apestan las patas.

Pero eso le pasa a Corona por meter las manos al fuego por El Piojo, como otros hacen por Mamá Rosa o las maravillas de la reforma energética, sobre todo ahora que ya vimos que don Romero Deschamps seguirá siendo el mejor charro-líder del sindicato de Pemex, dejando de lado las habladurías de la gente, que nomás me lo querían desprestigiar por llevar vida de pachá.

O sea, ni modo que una linda personita de su gran talante viviera de manera espartana extrema como en La Gran Familia. Bueno, aunque ahora que grandes intelectuales y el ex presichente están dispuestos a convertir los escombros esa organización en una copia al carbón del Centro Fox, pues puede que valga la pena pasar unas vacaciones en ese Resort & Spa que va a quedar de rechupete hasta el próximo operativo estilo Texas. Incluso hay quien dice que van a invitar a Moreno Valle, el góber poblano, para asesorar a la nueva administración sobre el manejo humanista de las balas de goma. 

Como sea, por muchas veces que te hubieran llevado a los salones VIP de Mamá Rosa, ahí donde no hay piojos ni gorgojos ni pelones de hospicio, no se puede meter las manos al fuego por nadie. A menos que quieras que te pase lo que a Corona, al que de manera muy grosera, como si fuera Robben, el director técnico le respondió con un muy telenovelero “No tengo nada que hablar con él”.

Lo que está mejor que todo esto, incluso que la bronca entre Gio y Belinda, es que Mamá Rosa haya sido declarada inimputable (luego de 14 meses de investigación estilo michoacanazo) no tanto por su bondad sino por su edad, igual que Echeverría. Muchos deben estar esperando a llegar a la edad para tener su tarjeta del Inapam, otros para poner su albergue.

Con tanto contrasentido mejor me espero a que salga Mamá Rosa, el musical.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto