Política cero

Loca academia de 'narcojuniors'

Cuando uno ve las imágenes de los narcojuniors en Facebook, no se sabe si ellos imitan a las malas películas de narcojuniors, o todos quieren ser como Al Pacino en Cara cortada o el livin la vida loca de los juniors de políticos y líderes sindicales en un afán por forjarse un prestigio como gentlemans de Las Lomas.

La juventud dorada de los cárteles que se mimetiza con la otra juventud dorada que presume sus riquezas, posesiones y orgías, en una cadena interminable de falsos montajes que van de Beverly Hills 90210 y los Ricos también gozan. Todo cubierto bajo el manto seguro y tibio de la impunidad, como corresponde al decálogo del junior, del recipendiario del orgulloso nepotismo de los progenitores, cachorros de toda revolución institucionalizada que reniegan del junior original: Manuel de la Colina y Bárcenas, que después de vejar y abandonar a la madre de Chachita, se quiere redimir.

Ellos, los narcojuniors, invierten mucho dinero y energía en ser como Paris Hilton o experimentar las intensidades existenciales de Catémoc Blanco. Su sueño dorado es apellidarse Kardashian y dictar el camino de la moda. Ellos son los elegidos de una nueva clase social que pasó del lumpen proletariado a sentirse como la Bikina.

No son como El Ponchis, que viene del averno para acabar en un averno aún peor luego de masacrar todo lo masacrable; las armas del Niño sicario son hechizas, las de ellos están bañadas en oro y al portarlas se sienten en un videoclip del Comander. Ese Ponchis que luego de una existencia dedicada al asesinato terminó saliendo de la cárcel por buen comportamiento. Pero si salieron Raúl Salinas, El Chapo y Caro Quintero, ni modo que no le abrieran las puertas al Ponchis para que se regresará a San Diego a tiempo para el Black Friday.

Lo bueno de la Loca academia de narcojuniors es que nos permite abstraernos a la ruda competencia que se traen Fox y Calderón para ver quién espeta más barrabasadas por minuto y se lleva el premio ¿Y yo por qué?

Aunque sea doloroso reconocerlo, todo indica que Jelipillo se va a llevar el concurso de calle, sobre todo ahora que se siente apóstol de la seguridad y afirma que las instituciones están infiltradas por el crimen organizado. ¿Neta? Esto solo compite con las autoridades que sugieren imponer el mando único en Michoacán. Con qué haya mando nos conformamos.

Como sea, la loca academia de narcojuniors llegó bailando reguetón y presumiendo sus hazañas en el Facebook.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto