Política cero

La Línea 12, esa nueva Crimea

Después de alegar que aquello fue un show, un espectáculo, nomás faltó que los de ICA-Carso-Alstom afirmaran que detrás del compló de la Línea 12 del Metro estaban el subjefe Diego, Salinas y Los Chuchos en éxtasis que, en su afán de destruir la imagen de Marcelo Ebrard, fueron capaces de hacernos creer que aquello estaba peor que el nuevo edificio del Senado, la Estafa de Luz y el Canal de la compañía juntos. Digo, no está mal que quisieran destruir a don Marchelo, tomando en cuenta que les podría ser muy estorboso en sus afanes, pero sí suena descabellado imaginar que todas las estrategias del GDF estuvieran encaminadas a lograr el objetivo sin importar los usuarios.

No creo que solo porque Ebrard aún es más popular que el doctor Mancera, éste hubiera tomado la decisión de ir a por él de las maneras más bárbaras. Digo, hemos visto a don Miguel tomando clases de zumba, aerobics y yoga en eventos multitudinarios de relax, así que no creo que en su alma se albergue tamaños resentimientos. A lo mejor tendría más lógica que, tomando en cuenta los adeudos que tiene con el consorcio por una obra que a él ni se lo ocurrió (4 mil mdp), el GDF hubiera querido encontrar algunos errores en la Línea 12 para administrar los recursos. Un gobierno mesurado, vanguardista (lo vimos en su forma de manejar las manifestaciones sociales cual ballet de Amalia Hernández pero con granaderos y anorkos), jamás habría corrido al pobre señor Horcasitas ni lo habría tratado como el gobierno federal a Hipólito Mora sin tener una buena razón.

Ahora, está mal que los del consorcio no hayan sabido valorar lo que ellos llaman “espectáculo”, que está mucho mejor que la contienda del PAN, el melodrama de Los Chuchos y el ingeniero por el PRD, no se diga las declaraciones de Eruviel Ávila que plantea que la violencia en el Edomex es atípica pero pasajera, como cuando cada año se desborda el bordo de Xochiaca. Y es que parecía que el góber, ante tanta matazón, iba a clausurar al estado por falta de seguridad como con el Hell & Heaven. Lo bonito de todo esto es que gracias a esto de la Línea 12 hemos visto en acción la histeria colectiva de los linchadores de Marcelo y su lascivia que hacen tumulto, y hasta tuvimos conciencia de la gran cantidad de expertos en ingeniería que hay en la patria. Se diría que la Línea 12 es la nueva Crimea.

Esto es casi como cuando el Chucho Zambrano afirma que el Pacto por México es su legado al PRD.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto