Política cero

Kumamoto y “Déjenme si estoy tuiteando”

¿No es un símbolo del avance de nuestra democracia con fenilalanina que a los artistillas, faranduleros y panboleros les ofrecieran 200 mil pesos por tres tuits —según ha dicho el conductor Jean Duverger— de apoyo al Partido Verde que hace ver a la FIFA como una entidad proba para llamar al voto a su favor de sus espléndidas aportaciones, mientras al candidato independiente de Zapopan, el jovenazo Pedro Kumamoto, con 18 mil pesos y un costal de buenas y frescas ideas le bastaron para convertirse en diputado local?

Y es que, también, no puede ser que los del Tucán pagaran tan poco a esa zoología nada fantástica por el denonado esfuerzo de mandar mensajes de tan alta moralidad al ritmo de “Déjenme si estoy tuiteando”, por eso éstos estaban redactados en algo remotamente parecido al español, pues la ortografía, como es lógico, se compra por separado.

No se vale, cualquiera diría que son más baratos que los tacos de suaperro a la salida de la estación Hidalgo del Metro.

Pero no es solo por eso que la faranduliza anda toda muina respondiendo a sus críticos que les reclaman haberse saltado por sus tanates la veda electoral (ya nada más falta que también los acusen de que tuitearan a favor del Verde bajo los efectos de una sobredosis de caguamas o tropezándose con cáscaras de Tonayan, rompiendo así la ley seca, lo cual, si me permiten, suena a compló); también hay molestia por la falta de comprensión y la idea que permea en el ambiente en el sentido de que, al igual que Kumamoto, donen 70 por ciento de sus ganancias a una buena causa que no sea la suya.

O sea, al rato van a querer que den clases mientras la SEP se decide si de veras, de veras, deveritas, va a aplicar la reforma educativa. Y es que ahora afirman y reconfirman que no hay marcha atrás, pero como acaba de pasar, al rato el secretario puede mandar un tuit dudoso explicando que dice su mamá que siempre no.

Como sea, qué mal ejemplo el de Kumamoto que pretende no solo rebasar por la izquierda al Peje en materia de austeridad republicana, sino que, además, desde su curul independiente alentará la participación ciudadana, el desarrollo cultural sin amiguísimos mafiosos y, entre otras cosas, la transparencia del #Tresdetres que tanto aterró a los políticos.

Solo espero que cuando se desamodorre el INE no vaya a multar con tanto vigor como la Femexfut hizo con el Piojo, quien gracias a sus poéticos tuits, le aplicó un castigo de 140 mil pesos. Se va a quedar pobre, ojalá lo apoye el Nini Verde.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto