Política cero

¡Krokodil para todos en San Lázaro!

Desnudarse para establecer un criterio político, una posición ideológica, una desavenencia sistémica, ha perdido su capacidad de generar asombros, porque se ha abusado de la herramienta. Desde que los encuerados de los 300 Pueblos impusieron su reinado, andar desprovisto de ropajes ya no es lo mismo. Digo, si de tanto posar en Playboy hasta Niurka cansa, no se diga aquellos que sin poseer ni los atributos, el botox y la silicona pretender conmocionar al público con sus striptises políticos.

Sin duda el diputado perredista Antonio García Conejo tenía razones superiores para despojarse de sus ropajes en el pleno cameral (nomás le faltó decir “Si hubiera tenido condones, ustedes no estarían aquí”), pero parece que nadie le explicó que esas cosas ya no cambian el rumbo de una votación. Menos una tan dirigida, planchada y maiceada como la de la reforma energética, cuya vocación por el fast track solo puede compararse con la velocidad la cual los del PRIcámbrico temprano hacen la penchynaseñal al unísono.

Eso estuvo bien, que a una señal del Calmécac de Atlacomulco los diputados de PRI, PAN y PVEM reaccionaran sin dudas ni remordimientos a la manera de una coreografía del ballet de Milton Gio en el festival OTI. Pero tanta uniformidad no puede ser buena. Por lo menos hubieran aparentado algo de disidencia antes de votar por la entrada de capitales privados y extranjeros y golondrinos en la sacrosanta industria petrolera. Digo, algo de emoción para que el show no fuera todo a cargo del PRD. Sobre todo cuando el gran Zambrano anunció que el Pacto por México está muerto. Sí sobre el muerto las coronas pero todo lo avalado, firmado, celebrado y bailado nadie se los quita.

No hubiera estado mal que entre la tropa tricolor repartieran algo de krokodil para darle alegría al cuerpo. Está bien que estén bien disciplinaditos pero no exageren, nomás les faltaba el paso del ganso.

Ya ven, es más listo Mancera pues a través del empleado del mes, Joel Ortega, permitirá que a manera de flash mob se ejerza el #PosMeSalto en los torniquetes del Metro. Así, después de tanto brinco, luxado y acalambrado, ya no quedará nadie para protestar por ese aumento tan humanitario.

Como sea, para haber tenido una repercusión importante, que le alterara a los peñabots repartidos en San Lázaro como anorcos en marcha de la CNTE, el diputado Conejo tenía que haber pedido ayuda a las chicas guerrilleras de Femen, cuyos pechos al aire han hecho temblar gobiernos.

 jairo.calixto@milenio.com 

http://twitter.com/jairocalixto