Política cero

Justin Bieber o la ¡Pornovenganza!

Y no, no se trata del tsunami de spots con el que los partidos políticos nos van a hacer pagar el sobreprecio de la democracia, ni de las imágenes de Justin Bieber sin photoshop, donde se le ve francamente ñengo, enjuto y pachichi para el anuncio de Calvin Klein, sino de un tipo de comportamiento en boga en México, que consiste en que ex parejas se la cobran gachas fundamentalmente a las mujeres subiendo a la red sus videos íntimos onda Paris Hilton.

Un tipo de comportamiento perverso que ni los gringos practican con regularidad. Ellos cuando mucho hacen cosas como meter ex góbers a la cárcel, algo que un país tan civilizado y moreirista como el nuestro casi ni ocurre porque no nos gusta la barbarie. Creemos que es un exceso del fundamentalismo de la austeridad republicana condenar a la cárcel a un ex gobernador corrupto, en este caso el de Virginia, Bob McDonell, solo por aceptar ropa y Rolex para él y para su esposa.

Esa no es manera de luchar contra la corrupción, sobre todo si ese republicano mucho habrá sacrificado por cultivar el que según Gordon Gekko en la película Wall Street, es el motor del capitalismo, la avaricia, el favorito de sus pecados.

La justicia yanqui es un poquito más exagerada que el periódico El País, que titula su portada de la gran marcha en Francia con la frase “Unidos por la libertad”, bajo el cintillo no menos dramático de “París, la civilización frente a la barbarie”. Digo, le hubieran hecho al menos como Le Monde, que se ganó la atención con la imagen de la fotografía oficial previa a la marcha #CharlieHebdo que se tomaron los altos políticos del mundo junto a Hollande, posando muy guapos ellos, sin el estorbo de las multitudes vociferantes.

Una buena idea que nuestros políticos deberían de retomar, pues no pueden andar en campañas electorales todos fodongos, sin tono muscular. Ya ven que a Osorio Chong me lo tienen muy castigado por atender a los politécnicos en mangas de camisa. O Margarita Zavala, que se quedó sin pluri. Gracias a las maravillas del photoshop podrían quedar como Justin (con todo y paquetón) o la Kardashian, sin exponerse a los arrebatos del populacho.

Como sea, desde hace años el photoshop se ha hecho cada vez más popular en la comunicación política. En ese sentido, a lo mejor lo que necesitan Guerrero, Veracruz y Michoacán es una photoshopeadita justinbieberiana.

A huevo, como dicen a manera de pornovenganza los mairos del Panal.


jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto