Política cero

#Freetocino porque es divino

De veras que los mexicanos conformamos una raza incrédula y sospechosista de la más baja estofa. No creemos en que fueron las cadenas de oración Facebook y no la Sierra Madre las que contuvieron el vigor mortífero de Patricia, ese famoso fenómeno meteorológico que de haberse deprimido tanto habría acabado en la casa de Big Brother; tampoco estamos de acuerdo con la veldá histórica de Murillo Karam pero, luego de meses de hacer berrinche y aguantarse los señalamientos, don Osorio Chong ya sentó precedente y con una autoridad que no se le había visto exigió a los Expertos Independientes que nos digan si los 43 de Ayotzinapa no acabaron en el basurero de Cocula, entonces dónde sí pasaron las cosas (mala idea del secretario, porque son capaces de hacer su propia versión cinematográfica con docudrama incluido donde el 27 Batallón de Iguala será el nuevo Lobohombo).

Bueno, estamos tan mal que los consumidores de alimentos cárnicos procesados están histéricos por decir lo menos al enterarse que la Organización Mundial de la Salud ha dicho, a través de un panel de expertos, que los embutidos son propicios para los trastornos cancerígenos. De hecho ya nos estamos organizando para buscar un grupo de especialistas independientes que impidan que nos arrebaten el placer de un jocho, el regodeo de una hamburguesa brontodoble (aunque aparentemente sea el peor momento para que regrese Burguer Boy, pido que retorne entonces también El taconazo popis), o la dicha inicua de una torta con un suspiro de jamón en el Zoológico de Chapultepec.

Ahora resulta que como todo te hace daño, estamos condenados a ser veganos o vegetarianos.

Nomás nos falta que un día las autoridades sanitarias y de salud nos anuncien que lo verdaderamente peligro y cancerígeno, además del tocino, es vivir, porque la vida es una enfermedad que solo se cura con la muerte. Chale.

Como quiera que sea,  estamos tan mal que descreemos de las autoridades que creemos dejaron escapar al Chapo Guzmán como si el legendario capo todavía la rifara cuando, la verdad, el resto de los cárteles nos han dejado saber que hace mucho había dejado de ser una figura ejecutiva para pasar a ser una simplemente decorativa.

Ya el colmo de la desconfianza, pasó de un huracán supuestamente mediático, a un gasolinazo nada flemático. Ahora andan diciendo que el gobierno rompió su promesa de adorarnos y de no aplicarle ningún aumento a la gasolina gracias a la reforma energética del licenciado Peña, que vela por todos nosotros y reconoce que la fe del pueblo mexicano mueve montañas.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto