Política cero

El FMI cree que somos griegos

Lo mejor de México es que a pesar de estar en los antepenúltimos lugares del mundo mundial en materia de impunidad, justicia y derechos humanos, siempre se abre un resquicio para dar ejemplos notables que nos devuelven la fe en la humanidad. La exoneración, por parte de las muy eficientes autoridades judiciales del Distrito Federal, de uno de los personajes más sublimes, cultos y exquisitos que se hayan visto sobre la faz de la Tierra: don Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, ex presidente del PRIcámbrico temprano en el DF (una organización sin duda humanista y admirable). Ya nunca más caerán sospechas sobre su insólita persona en materia de orgías para toda ocasión, trata de personas y actos de viejos cochinos, pues se ha dejado en claro que es tan bueno, santo y puro, que es muy probable que sea recompensado por su sacrificio con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, o se le podría ver trabajar junto con Rosi Orozco para acabar con esos antros de vicio y perdición donde las mujeres son convertidas en objetos para goce de los ojetes.

De hecho, es muy curioso que la Procu del DF haya recurrido a la misma base para explicar tanto la honorabilidad del llamado Rey de los Topo Gigios como la inexistencia del tema de las extorsiones y el cobro de piso en la colonia Condesa: que no hubo denuncias.

Y era lógico. Acá en la capital, salvo la Línea 12, donde todo es culpa de Marchelo Ebrard, todo es perfecto.

Por eso se me hace extraño que, ante tantos encantos, el gobierno francés no haya invitado al doctor Mancera a París, como sí hizo con el licenciado Peña en reconocimiento a su labor en la construcción de una patria maravillosa, donde baja la inseguridad y crece la economía, aunque no lo reconozca el Fondo Monetario Internacional.

Quizá porque estaba enojada por los agravios de los griegos, que me la están tratando peor que si fuera la Medusa (o el ex góber panista Reynoso Femat, que ya está en el tambo esperando a que lo consideren para una terapia moreiriana), la señora Lagarde le bajó los índices de crecimiento a la economía nacional.

Eso o nos cree griegos. Y a pesar de tanta disciplina.

Es de tontos, como dice con campechanía el ex presichente Fox de Donald Trump, que no se reconozcan los logros.

No se vale.


jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto