Política cero

¿Tú también, Eugenio?

Es lo que ha de haber pensado el licenciado Peña Nieto cuando a Eugenio Derbez se le escuchó decir algo que parecía plagiado al padre Solalinde, a López Obrador o a El Noroñas: Que el Presidente no puede poner orden, que en el país cunde la corrupción y que lo de Ayotzinapa es como para exigirle al gobierno que ni un muerto más; que le dolía México.

Un fenómeno que llama la atención porque tenemos el prejuicio de creer que las opiniones políticas no son lo de Ludovico Peluche. Bueno, algo que tal vez se deba a que no suele vérsele en las movilizaciones sociales. Además de estar acostumbrados a que cuando la mayoría de la farándula se sale de su zona de confort, de inmediato se nota que no acabaron ni la secun, o se limitan a replicar sin dudar la ideología de partidos o personajes del poder.

Ahí estaban la Legarreta y Raúl Araiza apoyando la pena de muerte con el Partido Verde.

Somos tan cínicos que no le creemos a El Chicharito Hernández su solidaridad con los normalistas desparecidos de Ayotzinapa, ni a Saúl Hernández sus desgarrados gritos de tierra y libertad en el Auditorio Nacional ni un largo etcétera de personajes, pues a nuestro pelotudo parecer están solo buscando saciar su avidez de notoriedad.

Como que no podemos creer que deportistas, artistas y conductores de televisión puedan tener una opinión fuerte sobre lo que ocurre en el país. Digo, peor estuvo el canciller que para dizque halagar al príncipe Carlos y a doña Camila se fue a los lugarazos comunes de la cultura popular inglesa (nomás le faltó citar a los hoolingans y a las Spice Girls), tan así que los visitantes seguramente hubieran preferido mil veces irse a los jueves pozoleros de Chilpancingo.

A lo mejor Meade creyó que era el Príncipe del rap. O parte de la “falsa izqizquierda” que denuncia don Norbeto Rivera para la sección “El comal le dijo a la olla”.

Algo que solo puede compararse con los comentarios de Mondragón y Kalb, a quien al parecer no consiguen sacar del siglo XIX, pues en su primera declaración al frente de la Comisión Nacional Contra las Adicciones, ante el debate por la despenalización de las drogas afirmó: “No quiero un país de mariguaneros”. Mejor hubieran puesto a Serrano Limón, es más open mind.

Como quiera que sea, Derbez parece más sincero que la intención de PRI-PAN-PRD de convocar a un pacto por la seguridad y contra la corrupción que se ve ¡Horrible! ¡Horrible!

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto