Política cero

“Consultar al pueblo llevaría a la anarquía”

La narrativa del avance de las autodefensas por los caminos de Michoacán y pueblos que voy pasando, tan melodramática que pareciera que los libertadores de la Cruz Templaria no estaban a punto de entrar a Morelia, sino a Wa-shington. A ver, qué le costaba al gobernador y al comisionado dejar que los comunitarios pasaran a echarse unas corundas a la capital, hubiera sido un gesto de amabilidad y reconocimiento a estas movilizaciones que hicieron lo que los gobiernos en diversos sexenios no pudieron o no quisieron hacer. Digo, lo bueno es que acá los sátrapas de La Tuta y sus amigos realmente se comportaron peor que gringos en Vietnam, si no capaz que lo que veríamos en Tierra Caliente serían manifestaciones como las de Sinaloa, donde los beneficiarios del narco  pidieron por la libertad de El Chapo para que no los desampare.

Por alguna extraña razón, el Estado mexicano teme que si deja libres y sin mecate a las autodefensas, en una de esas se entusiasman y se lanzan a recuperar Texas y Nuevo México. Lo dudo, quizá están un poco desbalagados, muy probablemente infiltrados en algunos de sus sectores pero, a pesar de lo que digan los neuras, hasta donde se sabe lo único que quieren es ejercer el derecho de vivir en paz, diría Víctor Jara.

Existe una corriente de opinión que yo encabezo que afirma que fue un error la captura de El Chapo. Digo, no lo vamos a menospreciar (símbolo viviente de las torpezas panistas y la cultura del esfuerzo) ni lo vamos a rebajar a nivel de cortina de humo al estilo de El Peje. Sin embargo, debido a la coyuntura, la verdadera cereza en el pastel no era El Chapo, sino La Tuta o ese walking dead de El Chayo. Si hubieran caído ellos, representantes de la maldad disfrazada de pasión cristera, ya hubiera paz y tranquilidad en la zona purépecha. Ahora ni está tranquila Sinaloa (menos el góber Malova que ni de adorno sirvió) y Michoacán sigue en pie de lucha.

Pero esto no se va a poner a consulta popular pues, como ya vimos con la reforma energética, para los legisladores lo único que importa es la consulta cupular. De hecho, tenemos a grupo setorial del PRI amparado en las muy democráticas palabras del perínclito Omar Fayad: “Consultar al pueblo llevaría a la anarquía”.

¡Cuánto falta nos hacen los michoacanazos de Marisela Morales! 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto