Política cero

"Chuchinero" en éxtasis

A mí suelen darme grima las personas demasiado positivas, de esas que parecen haberse metido una sobredosis de libros de Paolo Coelho y que en cualquier momento parece que van a hacerse monjes y vender su Ferrari, pero en el caso de Agustín Basave me da un poco de pena. Sobre todo porque realmente creyó que podía presidir el PRD sin padecer las intrigas palaciegas de Los Chuchitos en fuga que hicieron todo lo posible por joderle la existencia, empecinados como están en convertir al PRD en la versión decadente del Partido Verde.

No quiero decir “se lo dije”, porque se lo dije. Le advertí que Jesús Ortega cree que el de la Revolución Democrática es su teibol privado. Y como última perrada el líder del chuchinero reveló lo de la salida de Basave, que era secreto.

Afortunadamente cuando se vuelvan a quedar con el sol azteca le aplicarán su acostumbrada terapia de choque y entreguismo con deshuesadero incluido.

Quizá la chuchiza en éxtasis habrá evaluado que se puede apropiar de los escasos logros de don Agustín como las alianzas con el PAN que ganaron tres gubernaturas. Pero no deberían estar tan confiados, pues el adulto chico-niño grande de Ricardo Anaya se siente tan empoderado nivel Bikina, que lo más seguro es que a los perredistas no les va a dar ni el departamento de intendencia en esos estados.

Los Chuchos están peor que la nueva directiva de los Pumas de la UNAM, que, además de haber malbaratado todo, le ha dado por comportarse de manera poco leal con los jugadores, tratándolos como si fueran mercancías desechables. O sea, está bien que el pambol es un negocio, pero se suponía que los Pumas, por su extracción universitaria, tenían otro estilo menos burdo y mafioso que el del resto de los equipos que, lo suyo suyito de ellos, es la lógica de la tienda de raya. Igualito que el Nuño Artillero.

Humillaron a su mejor hombre, Sosa, igual que símbolos como los Pikolines, sin olvidar a Hachita Ludueña y varios más. Por eso las denuncias de Izazola, que harto de ser maltratado mejor se retiró, tienen sentido porque describe el deterioro de una institución que solía ser admirable.

Así, a Los Chuchos y a los Pumas se les van a ir cada vez más los aficionados. A menos de que, como la alianza PRI-PVEM, se quiera retractar al último momento luego de sus barrabasadas con la ley 3 de 3, que parece redactada por Virgilio Andrade.

Pobre Basave, otra vez a brindar con extraños.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto