Política cero

El Buen Fin no es por vicio ni por fornicio

Mientras el insigne pueblo mexicano seguía dando vueltas en el Ángel como si fuera esta noche la última vez, nuestros aguerridos diputeibols preparaban un presupuesto de rechupete, a través del cual habrá, sin duda, bienestar para todos en el futuro inmediato como afirma el licenciado Peña, basado en la administración de los recursos eficaz pero transparente. Eso es lo que queríamos escuchar, que a pesar de la cultura del uca-uca-el-que-se-lo-encuentra-se-lo-emboruca que ha caracterizado al PRIcámbrico temprano, se renuncia a los usos y costumbres. Aunque esto pueda generar resentimiento entre los choznos de don Plutarco, todo parece indicar que están dispuestos a sacrificar sus aspiraciones de consolidar una fortuna bien habida como la de Robero Deschamps con tal de que el gobierno pueda forjar una patria más fuerte y mejor.

El presupuesto, además, ha dicho Videgaray sin que le tiemble la mano, estará dedicado a la infraestructura y, claro, a la educación, al menos mientras a la maestra Gordillo le revoquen los amparos. Aunque es un poco raro que se agiten las banderolas de lo educativo, justo cuando se le recortan los recursos a la cultura. A lo mejor no estoy bien informado, pero parece que algo tienen que ver la una con la otra. ¿Por qué las separan, acaso creen que la educación es el SNTE y la cultura es la CNTE, de ahí la segregación?

Lo mismo que uno se podría pregunta respecto a Pemex. Si este presupuesto se planteó basado, como suele suceder, en lo que es capaz de generar la paraestatal petrolera con todo y los abusos sindicales, de qué manera habrán proyectado el gasto gubernamental cuando el régimen fiscal cambie y ya no le puedan seguir succionando la ubre. Eso ni el Piojo lo resuelve con el Horrible Peralta.

Y qué decir de ese acto sublime de aplicarle terrorismo fiscal a la zona fronteriza, provocar el levantamiento de los pueblos en vilo, más el circo de melodramas y traiciones en San Lázaro, para que ahora salgan conque habrá un presupuesto de apoyo a los estados del norte profundo. ¿Quién los asesora, Chepo de la Torre?

Lo bueno es que todo esto nos prepara para las maravillas del Buen Fin, que no es por vicio ni por fornicio, sino para darle a la sociedad de consumo a su servicio. Entrarle a la rebatinga de VTP a Michoacán (dice la autoridad que no pasa nada), o a los teleofertones de amparos estilo Granier o los cursos de democracia veracruzana con el señorito Duarte.

jairo.calixto@milenio.com o www.twitter.com/jairocalixto