Política cero

Bubulubus para el alma

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, luego de sesudas pesquisas, llegó a la conclusión de que el salario mínimo es insuficiente como para que los mexicanos vivan con dignidad. Salvo los de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, que cobran como si fueran altos ejecutivos de Monsanto. Algo que prácticamente no sabía casi nadie, ni siquiera los parientes pobres del amor que han abandonado las penurias de película de Pepe El Toro, y que hoy viven en otro contexto de la sobrevivencia cotidiana gracias a las nuevas metodologías y protocolos del Inegi, que los han puesto prácticamente al borde la extinción.

Espero que luego de este magnífico descubrimiento, que quizá solo sea comparable con el de Michael Moore, a quien no se le puede acusar de estar con el capitalismo salvaje cuando afirma que tristemente Donald Trump ganará las elecciones porque los votantes son fundamentalmente pendejos y se han dejado avasallar por el discurso recalcitrante del millonario seductor. En efecto, hay que ver cómo millones de personas salen a las calles a votar por el partido político que más le ha pegado a la línea de flotación.

Afortunadamente, eso no pasa en México.

En vez de preocuparse por esas cosas, la CNDH debería de preocuparse por Javiercito Duarte, que en su cuenta de Twitter suele quejarse con amargura de la incomprensión y el linchamiento mediático del que es víctima, cuando a todas luces se trata de un ser de luz que lo único que ha hecho es velar por los intereses de los veracruzanos, en particular los de su familia y círculo cercano como dictan los cánones. No es justo que constantemente se le esté hostigando cuando lo deberían de dejar trabajar por el estado boyante y nada moreirizado.

De todo le quieren echar la culpa, incluso del ataque de un grupo de choque de San Juan Chamula, que en su afán de levantar el plantón de los maestros de la coordinadora en San Cristóbal de las Casas, se fueron sobre una reportera local a la que encañonaron y golpearon. Algo de lo que también quieren acusar falsamente al marido de Anahí solo porque ha mencionado su admiración por uno de los más admirables defensores de los derechos humanos en México, don Gustavo Díaz Ordaz.

Y ni modo que a Duarte también le quieran colgar todos los muertitos en Veracruz, sobre todo cuando se trata de reporteros y periodistas, que quién sabe por qué en aquellos lares les da por suicidarse. A lo mejor se aburren de que solo se roban frutsis y bubulubus.

jairo.calixto@milenio.com

 www.twitter.com/jairocalixto