Política cero

"El Bronco", ese aguafiestas

Lo peor que puede hacer el señor licenciado John Bronco es irse por la ruta fácil de la austeridad republicana. A la gente de Nuevo León lo que le importa es que trepado en su corcel, como Pedro Infante, meta al tambo a todos los trácalas del sexenio anterior (los del presente apenas están viendo qué transa con las bandas), no que anuncie que va a cancelar todas las pachangas decembrinas como si eso contribuyera a la paz mundial, el perdón entre Putin y los turcos, y que al Monterrey le abran cancha para llegar a la Liguilla.

O sea, no se vale. No puede ser que le arrebaten a la clase trabajadora y godinesca una de las muy pocas cosas que le puede arrancar al erario antes de que se lo chinguen los jefes. O sea, ¿de veras le van a quitar al proletariado el único momento del año en el que se puede echar unos pomos a costillas de la dependencia y luego, ya beodos, hacerles reclamos a los que están arriba en el escalafón?

Y todo para que los esclavos del Sector 7-G pierdan la oportunidad de sacar a bailar reguetón con perreo incluido a la mandamás de la oficina, es una afrenta. Sobre todo porque ahí se rompe el turrón y se genera un cierto ambiente de cordialidad amenizada por la comilona y los pomos, entre sujetos que, como diría la politóloga Selena, son de distintas sociedades. Así, El Bronco lo que está haciendo es poner en riesgo no solo la credibilidad de su gobierno, sino también la estabilidad emocional de la masa burocratil.

Y luego acusan al Peje de que es un peligro para México, cuando son estas cosas las que destruyen los verdaderos valores. Digo, AMLOVE lo más que hace es sacar a sus adversarios de sus casillas y ponerlos a echar espuma por la boca, pero nada más. Al final siempre le echan montón y pierde en las elecciones, pero la diversión nadie se la quita.

Digo, El Bronco tiene la misma actitud de Televisa, que va a correr a Chabelo sin dejar que se despida (eso dicen las malas lenguas), quizá por temor a que catafixie a esos ejecutivos por unos menos papalords.

El alegato es que los programas infantiles ya no dejan; bueno, si produjeran unos donde a los niños no los traten como Aurelio Nuño trata al magisterio disidente, o como la Bozzo atiende sus víctimas, otro gallo cantaría. 

Como quiera que sea, al Bronco, después de cancelar los guateques de Medina, solo le falta ponerse como Macri, el próximo presidente de Argentina, que al parecer hará ver a Menem como un progre, que ha dicho cosas como: “Vengo de una familia machista. En una familia machista el lugar de la mujer es educando a sus hijos”.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto