Política cero

Bad-ombre si te dices Bad-ombre

La vida no es fácil y además no importa, es lo que debe de estar pensando el pobre Donald Trump después de la pequeña chinga que le acomodó la Hillary ya en plan de doñita control freak. Pero lo que más le debió doler es que a pesar de su naturaleza padroteril y su espíritu de viejo cochino alfa, no se le hubiera ocurrido poner a Ivanka y a Melania a hacer lo mismo que hizo con su estilo desparpajado y provocador la mismísima Madonna Veronica Louise Ciccone: ofrecer blow jobs, es decir, sexo oral, para todos aquellos que voten por la señora Clinton. Incluso agregando que no solo es muy buena en la materia (en el documental En la cama con Madonna hay un momento en donde detalla con una botella de agua mineral lo que le hacía a su ex marido de entonces, Sean Penn —ese viejo conocido nuestro en el affaire con El Chapo cuando ese no se quejaba porque no tiene visita conyugal cada 10 minutos—, sino que ofrece el agregado del swallow por si hacía falta más alicientes.

No faltará quien diga que este fue un acto machista-populista de Madonna, sobre todo el nada talentoso Mr. Trump, que debe estar muy enojado porque no se le hubiera ocurrido esta manera de jalar votantes, sobre todo ahora que ha perdido tantos después de sus conocidos exabruptos de millonario nada seductor y sí muy acosador.

Claro que conociendo su naturaleza intrincada y su lógico de cinturita, hubiera mandado a cumplir la promesa de campaña a Ivanka y a Melania que tanto han apoyado a su Golozo de rorras.

Y es que este acto de provocación madoniana que tiene a mucha gente haciendo fila para nacionalizarse gringa y votar por Hillary debe de desestabilizar el proceso electoral. Incluso me cuentan que hasta el propio Donald va a votar por su contrincante.

Quizá la única manera en que Donald podría recuperarse sería contratando a #LadyChurros, que en la defensa de sus productos frente al acoso de policías e inspectores que querían su moche, se mostró con una fiereza que ya quisiéramos ver en la PGR, Gobernación y varios más a la hora de apañar a Javidú Duarte que, por lo pronto, debe estar muerto de la risa porque además de sus suegros, hasta sus mascotas están amparados. Igual que el Padrote Padrés.

Lo mejor de Trump fue el haberse inspirado en el clásico de José María Napoleón para referirse a los mexicanos migrantes como “bad-ombre si te dices bad-ombre”, no interrumpas tu jornada, que harás de esta vida tumba y de la tumba morralla.

¡Ay Madonna, madonnita mía, no te olvidaré!

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto