Política cero

¿Alfredo Castillo a ‘Sábado gigante’?

Angustiado por la enésima multa que le sorrajaron al Partido Verde por comportarse como viejos rabo verde en el teibol electoral (se nos olvida que el licenciado Peña explicó que el suyo es un gobierno verde), apesadumbrado por el triste espectáculo de las balaceras en Reynosa solo para contrariar al gobierno que ya demostró que México está más seguro que nunca, y abrumado por el nuevo hashtag (#LadyAttolini) que retrata nuestra intolerancia con los mirreyes-luchadores sociales, al menos puedo reconocer una luz al fondo del túnel.

Y es que tenemos suficientes elementos para saber que somos más los que queremos detectar los logros, que aquellos a quienes les duele, por que la candidata Pavlovich ande en avión para evitar la fatiga, o que por resentidos sociales no se tolera que los legisladores se gasten chingo mil millones de pesos sin auditar, aun y a sabiendas de que todo es por el bien de la patria.

Sobre todo ahora que el Banco Mundial ha dicho que son tantas sus posibilidades de desarrollo, que “tal vez México llegue a sorprendernos”. Y no porque el director de organismo sea compatriota de los buenos, es decir, tricolor.

Como sea, acá están pasando cosas conmovedoras que nos devuelven la fe en la humanidad, pero sobre todo en las instituciones. Primero vimos al próximo ex senador panista Javier Lozano disculpándose con el jugador del Puebla, Hérculez Gómez, por haberse burlado de su nombre; todo indica que pronto acudirá a las instalaciones aeroportuarias para disculparse también con los trabajadores de Mexicana.

Segundo, que la Ley de transparencia ya fue aprobada para acabar con los flagelos de la opacidad, el conflicto de interés y la corrupción (salvo en San Lázaro, donde se dieron un legítimo periodo de gracia), aunque no exista certeza jurídica sobre cómo sobreviviremos los mexicanos ante toda esa verdad sin ansiolíticos.

Y lo mejor, que Alfredo Castillo, al que se le debe agradecer la pacificación de Michoacán y su conversión en un edén idílico y maravilloso, y que en materia de servidor público ha sido de todo y sin medida, fue nombrado presidente de la artrítica Conade al ritmo de “Voy a ser historia”.

Bueno, era eso o sustituir a Don Francisco en Sábado gigante.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto