Política cero

Abarca el de la Parca en la Estrella de la Muerte

Debería de haber una conciencia pública y generalizada para entender que encontrar a la gente no es tarea fácil ni sencilla de emprender. De otra manera ya sabríamos dónde está la osamenta de Muñoz Rocha. Toda pesquisa tiene sus avatares y sus protocolos, no se puede caer ni en la histeria ni en la improvisación; no se puede descartar ninguna línea de investigación. Sobre todo porque no hay prisa y lo que se impone es el tiempo legislativo. Además, si como afirman Videgaray, Carstens y Coldwell, grandes conocedores del alma humana, sacrificados trabajadores del “Mexico’s moment”, no hay mejores noticias que las malas noticias, así que ni Ayotzinapa ni Tlatlaya impedirán que los inversionistas pasen a lo barrido a darle vuelo a la hilacha. Qué importa que el mero, mero de la compañía Virgin, Richard Branson diga que si no se afianza la seguridad en México nadie va a arriesgar su dinero para que se lo quede el crimen organizado y sus aliados incrustados en los distintos niveles de desgobierno.

Es por eso que, a más de un mes de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y tomando en cuenta el retorcido sentido del suspense con el que nos han venido dosificando la información, lo más probable es que en cualquier momento anuncien que los 43 estudiantes no fueron víctimas de los Guerreros Unidos ni de Joe The Killer Abarca & the evil wife ni están escondidos por la guerrilla guerrerense (una muy sui géneris que frente a sí ve pasar narcos, policías y políticos corruptos y sicarios nomás no hace nada), que en realidad fueron abducidos por una nave espacial proveniente de Alfa Centauri y que en estos momentos están siendo entrenados para formar parte de las fuerzas élite de la Estrella de la Muerte.

Lo que no estaría mal es que en esas conferencias de prensa donde hay engolados funcionarios expliquen lo de siempre: que se está trabajando incesantemente, que hay un gran despliegue en la búsqueda de los normalistas, que todo se realiza conforme a derecho por todos los medios y a todas horas, parecen un poco ociosas y anticlimáticas cuando el objetivo fundamental no se cumple, por lo menos deberían de revelar la identidad de los cuerpos encontrados en la cosecha de narcofosas que nunca se acaba.

Como sea, tranquiliza que diga Osorio Chong que desde 2010 se investigaba a Abarca el de la Parca, y nomás no lo apañaron por falta de pruebas.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto