Desde el biopoder

Trump y su trato de “nuda vida” a los migrantes

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, salió a generar más confusiones y más nerviosismo generados por su decisión de terminar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés Deferred Action for Childhood Arrivals).

DACA era un programa del gobierno de Estados Unidos con el fin de beneficiar a ciertos migrantes indocumentados que llegaron como niños, para que puedan continuar sus estudios hasta nivel superior.

Después de que el fiscal general norteamericano, Jeff Sessions, anunció el pasado martes, la cancelación de DACA, el programa que protege de la deportación a más de 750 mil jóvenes indocumentados, el jueves, Trump pidió a los "dreamers" no preocuparse durante el periodo de espera.

"Para todos aquellos preocupados por su estatus durante el periodo de espera, no tienen nada de qué preocuparse, no habrá acción", escribió en su cuenta de Twitter.

La postura de Trump muestra su trato de nuda vida a los migrantes, es decir, los coloca como objetos, no los considera seres humanos y solo piensa en sus intereses económicos, políticos y personales.

Giorgio Agamben, filósofo italiano que se adentró al mundo de la "biopolítica", introdujo el siglo pasado el concepto de "nuda nuda" que puede ser interpretado desde un enfoque científico o médico: la vida desprovista de toda cualificación, lo que tiene en común la vida humana con la de un caracol, una planta o un objeto.

Al presidente de Estados Unidos no le importan los seres humanos, no le interesan las vidas de las personas, sino la generación de confusión para obtener beneficios, colocando a las personas como objetos.

Donald Trump defiende su decisión de rescindir el programa DACA, asegurando que la "prioridad" son "los trabajadores estadunidenses", es decir, le interesa colocar a las personas como engranes de una maquinaria y no se preocupa por el ser.

La decisión de eliminar el programa DACA coincide con la política restrictiva a la inmigración ilegal y con medidas a favor del cierre de fronteras como la construcción de un muro.

Este es el momento de que México fije una postura y queme sus naves a favor de la vida, a favor de que los derechos de los seres humanos sean respetados y se rechace el trato de nuda vida.

 jaime.zambrano@milenio.com