Desde el biopoder

El tormentoso camino hacia Estados Unidos

Javier pagó con la vida su intento por un mejor futuro en un territorio diferente a su lugar de nacimiento. El joven poblano de 28 años de edad perdió la vida junto con otras nueve personas dentro de la caja de un tractocamión estacionado frente a una sucursal de Walmart en San Antonio, Texas, el pasado 23 de julio.

El fin de semana, los restos de Javier regresaron a su natal Tacopan, junta auxiliar del municipio de Atempan. Salió con la ilusión de cambiar su suerte y con el objetivo de brindar un mejor futuro a su familia, porque el trabajo como taxista no le permitía responder a las necesidades económicas.

Su viuda y tres hijos, así como diferentes familiares y amigos, esperaban volver a ver a Javier con la sonrisa de que cumplió el llamado "sueño americano", pero la realidad fue otra: un ataúd lleno de ilusiones perdidas.

Fue a partir de la década de los noventa del siglo pasado cuando cruzar ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México se convirtió en un ejercicio cada vez más peligroso. Los migrantes ilegales se enfrentan al secuestro, asesinato, abandono y la violación de derechos a manos de violentos cárteles de la droga y a traficantes de personas.

Cruzar las traicioneras áreas en la zona de la frontera, expone a los viajeros al agotamiento y deshidratación por el calor. Cientos de personas, tanto de México como de países centroamericanos, mueren cada año tratando de cruzar la frontera hacia Estados Unidos. Esta situación, de por sí difícil, se deterioró más a partir de 2001.

En la mañana del 11 de setiembre del 2001, dos aviones Boeing 767 de American Airlines y United Airlines fueron secuestrados. Las aeronaves impactaron contra las torres del World Trade Center en Nueva York. En los ataques a las Torres Gemelas murieron dos mil 602 personas, sin contar con las personas que iban a bordo de los dos aviones.

El efecto llamado "11 de septiembre (11-S)" repercutió sobre la inmigración porque fortaleció las posturas ideológicas que tratan de poner freno a los flujos migratorios y hoy el presidente norteamericano, Donald Trump, es su principal exponente.

¿Hasta cuándo terminarán las muertes de migrantes que lo único que buscan es mejorar sus condiciones de vida? ¿Hasta cuándo?

jaime.zambrano@milenio.com