Desde el biopoder

Solo una promesa para 690 mil “dreamers”

Los más de 690 mil "dreamers", jóvenes que carecen de la nacionalidad norteamericana y que llegaron siendo niños a Estados Unidos, siguen en incertidumbre y pese a las presiones realizadas para que exista un "alivio migratorio" solo recibieron una "promesa" de que su futuro será atendido.

Del lado de los dreamers estaban o están, los integrantes del partido demócrata, quienes habían condicionado su apoyo al presupuesto que propone el presidente, Donald Trump, a cambio de acciones de apoyo para los "dreamers".

Al final, en el Senado y en la Cámara de Representantes estadunidenses se aprobó una resolución que permitirá la reapertura del gobierno federal hasta el 8 de febrero, por lo que sólo resta su promulgación formal por el presidente Donald Trump.

La postura de los demócratas, quienes al final, decidieron apoyar la reapertura del gobierno de Trump con la aprobación del presupuesto, dejó mucho que desear porque se esperaba que se mantuvieran firmas hasta conseguir el acuerdo que beneficie a los jóvenes inscritos en el Programa de Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés).

Tras la aprobación del presupuesto de Estados Unidos, legisladores demócratas, activistas y defensores de los derechos de los migrantes, criticaron la decisión del líder demócrata Charles Schumer, por apoyar la reapertura del gobierno federal estadunidense a cambio de una "promesa" de un voto sobre el programa migratorio DACA en el Senado.

Los demócratas en el Senado aceptaron poner en la mesa el tema de la construcción del muro en la frontera, a pesar de que consideran que el proyecto es oneroso, inefectivo e insultante no sólo para México, sino para el mundo.

Pese a la presión ejercida, al final, los demócratas en el Senado aceptaron los Republicanos sobre su "intención" de presentar algún proyecto sobre el DACA después del 8 de febrero, si antes no hay un acuerdo, aunque sin garantía de que sea aprobado.

La postura de los demócratas causa decepción porque, al final de todo, el destino de miles de "dreamers", entre ellos, más de 30 mil poblanos, según estimaciones de académicos, esta en las manos de las promesas del senador republicano, Addison Mitchell McConnell.

Al igual que en México, los legisladores están lejos de representar los intereses de la población pero se dedican a jugar y a poner en riesgo las vidas de los jóvenes que acompañaron a sus padres y que ahora buscan estudiar y trabajar.

jaime.zambrano@milenio.com