Desde el biopoder

Más de 400 mil sueños en su paso por México hacia EU

Los transmigrantes son personas que no nacieron en México, que provienen de países de Centroamérica y que pasan por las ciudades de Puebla en el estado de Puebla y Apizaco en Tlaxcala, en busca de llegar a los Estados Unidos.

En México, la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) explica que al año ingresan a México, aproximadamente, 150 mil migrantes indocumentados, la mayoría provenientes de Centroamérica. En contraste, la Organización Internacional de Migración (OIM), asegura que más de 400 mil indocumentados, la mayoría centroamericanos, cruzan cada año territorio mexicano para llegar a los Estados Unidos y en el trayecto sufren, con frecuencia, vejaciones, maltratos, discriminación o abusos.

Las estadísticas no coinciden, sin embargo, lo cierto es que cada año, decenas de miles de hombres, mujeres, niños y niñas atraviesan México sin permiso legal, como migrantes irregulares o transmigrantes.

Al menos, 90 por ciento de los indocumentados proceden de Centroamérica, principalmente, de El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua. La gran mayoría de los indocumentados se dirigen a la frontera para luego ingresar a los Estados Unidos con la esperanza de una nueva vida alejada de la pobreza de sus lugares de origen. Algunos, se quedan en alguna población y se les conoce como "migrantes estacionados".

Para muchos inmigrantes ilegales, su viaje a Estados Unidos no empieza en la frontera sur de México, país que es el camino de tránsito obligado para cumplir el llamado "sueño americano", es decir, llegar a un lugar en donde puedan trabajar y conseguir dinero para mantener a su familia y hacerse de diferentes bienes.

Los indocumentados viajan desde sus países de origen a la frontera mexicana con Guatemala y Belice. La frontera sur de México se caracteriza por ser montañosa y selvática, con puntos de control en la frontera, sin embargo, es un entorno propicio para los que buscan inmigrar ilegalmente.

En la frontera sur de México empieza un peligroso viaje de 3 mil 218.7 kilómetros hasta la frontera con Estados Unidos.

Al pasar por México y, en particular por Puebla, los transmigrantes dejaron de ser tratados como personas para convertirse en objetos de violación de derechos. El valor y la esperanza es infinita, a veces, parece que un solo migrante lleva los sueños de los 400 mil transmigrantes que cada año buscan cumplir un objetivo: contar con una vida.

jaime.zambrano@milenio.com