Articulista invitado

Atención de calidad a víctimas de la violencia y sus familias

“Convocamos a la sociedad a presentar propuestas para tener una comisión a la altura de las necesidades, en donde reciban un trato cada vez más digno y cálido de nuestra parte. No dejaremos de trabajar todos los días en ello”.

Las recientes manifestaciones y expresiones de ciudadanos y grupos de víctimas que han levantado la voz en diferentes escenarios para reclamar justicia y una mejor atención a las víctimas de la violencia representan un fuerte llamado a redoblar esfuerzos, a fin de rectificar y mejorar políticas y acciones que el pleno de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) asume con toda responsabilidad y consideración.

Para nosotros, en la comisión ejecutiva, no hay nada más prioritario e importante que brindar una atención de calidad a las víctimas y apoyarlas para superar los hechos victimizantes que enfrentan día a día.

La CEAV es un organismo que surgió de la lucha social y por ello su carácter siempre tendrá que ser de cercanía con las causas que le dieron origen. No cejaremos en nuestro esfuerzo por ciudadanizar a la institución y volverla accesible y abierta a todos los mexicanos.

No permanecemos indiferentes ante el dolor y el reclamo de las miles de personas que han sido víctimas de un delito o violaciones a sus derechos humanos; por ello, hemos instalado un grupo de alto nivel para dar seguimiento y atender las demandas e inquietudes de los peticionarios y estamos tomando acciones encaminadas a romper inercias burocráticas que permitan consolidar a la CEAV como una institución eficiente y cercana a los ciudadanos.

Lo anterior nos ha llevado a realizar un ejercicio serio de autocrítica para detectar áreas de oportunidad, qué funciona y qué no, y qué aspectos podemos mejorar. El primer paso es reconocer nuestros errores y corregir prácticas deficientes.

La CEAV y los servidores públicos que la integramos tenemos toda la disposición de servir. No toleraremos ningún abuso ni trato prepotente contra las víctimas y sus familiares.

Entre las acciones, se encuentra de manera prioritaria la campaña de sensibilización a los servidores públicos que trabajan con nosotros para que asistan con mayor empatía y solidaridad a las víctimas. A través de talleres de autocuidado, atenderemos también al personal de la CEAV, psicólogos, abogados y trabajadores sociales, que a menudo son superados por las cargas de trabajo, debido a las limitaciones presupuestales y de recursos humanos que enfrenta la CEAV.

Pese a ello, en ningún momento hemos perdido de vista nuestro objetivo central, que es generar políticas públicas que favorezcan un nuevo modelo de atención a las víctimas de este país, el acompañamiento permanente, la reparación integral del daño y la oportunidad para un nuevo proyecto de vida digna.

En este contexto, es necesario hacer un alto en el camino y reflexionar sobre la aplicación de la Ley General de Víctimas para brindar atención y acompañamiento a las víctimas, por ejemplo, en los lamentables sucesos de Iguala, Guerrero.

Para la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas no hay un asunto de mayor relevancia en estos momentos que apoyar las investigaciones sobre la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, y contribuir con ello a la clarificación de los hechos y a la construcción de la verdad histórica en conjunto con las víctimas indirectas, con lo que se busca agilizar y hacer eficiente la actuación del Estado en temas de desaparición forzada y atención a las víctimas.

En el caso concreto de atenciones que se les han proporcionado a los habitantes, en Iguala, Guerrero, la CEAV contabiliza a la fecha 453 víctimas, de las cuales 189 son directas y 264 indirectas (incluidas las del caso Ayotzinapa y otras localizadas en fosas clandestinas halladas en diferentes momentos); dos mil 660 asistencias de trabajo social, entre traslados, gestiones, vinculaciones con bolsas de trabajo, becas y solicitudes al Registro Nacional de Víctimas; 258 atenciones psicológicas, 452 consultas médicas; dos mil 826 acciones sanitarias, entre las que se encuentran 370 vacunas y 242 tratamientos odontológicos.

Existe toda la disposición de los comisionados y la comisionada que integramos el pleno de la CEAV para escuchar los planteamientos, no solo del grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con los que recientemente nos reunimos y estamos en contacto permanente, sino con las propias víctimas, con el fin de atender las recomendaciones posibles y trabajar de manera conjunta en soluciones efectivas y satisfactorias, acordes con las necesidades de las propias víctimas, a las que en todo momento hemos ofrecido acompañamiento.

Es innegable que la CEAV se encuentra en un proceso de consolidación. A poco más de 12 meses de haber iniciado formalmente sus funciones, se han descubierto elementos que no solo deben ser revisados, sino actualizados o reformados, a partir de la evaluación permanente de sus procedimientos, estatutos y lineamientos operativos. Es por ello que se trabaja en un diagnóstico preciso, para proponer al Congreso reformas a la Ley General de Víctimas, que le permitan un funcionamiento más eficaz y satisfactorio para la sociedad.

Como ha afirmado el psicólogo Carlos Beristáin, miembro del grupo de expertos de la CIDH para el caso Iguala: "la violencia trata a las víctimas como objeto de desprecio. 'Tu vida no vale nada'. Mientras, la defensa de los derechos humanos se basa en un compromiso contra la barbarie y en un sentimiento de empatía, basado en la dignidad humana. Necesitamos profesionales y funcionarios del Estado a quienes el dolor de las víctimas les duela para poder transformar así las políticas frente a la violencia desde una visión como un problema de orden público...".

En honor a ello, reiteramos nuestra absoluta disposición al diálogo y echar mano de todas las herramientas y recursos posibles para atender a las víctimas y acompañarlas en todo momento hasta la plena reparación de los daños y la satisfacción de sus demandas.

Representamos a una institución joven pero pondremos todo nuestro empeño en un proceso permanente para mejorar. Por eso convocamos a la sociedad a presentar propuestas para tener una CEAV a la altura de las necesidades de las víctimas, en donde reciban un trato cada vez más digno y cálido de nuestra parte. No dejaremos de trabajar todos los días en ello.

Presidente de la CEAV