Un año (más) sin porvenir

A Juan Gelman, poeta nuestroamericano

 

Así se intuye y se percibe el futuro inmediato: para pocos, todo; para todos, muy poco. No es cuestión de optar por programas de superación personal que nos aporten optimismo frente a la adversidad, lo que algunos llaman optimismo moderado u optimismo realista; ni tampoco de caer presos por el pesimismo derrotista, sino de un optimismo esperanzado en la persistencia de sensatez humana, lo cual no puede negar la tragedia. Algo así como la poesía de Juan Gelman, la del optimismo trágico, la que trasciende el dolor y es reflexiva sobre causas y causantes de nuestro penar. Poeta finísimo de sentidos y palabras, Gelman fue también observador agudo del epicentro de los dolores que recorren a la humanidad: el poder dominante que nos avasalla aquí y allá.

Encontrar el sentido de la vida, ligarlo con las emociones que esos desencuentros de sentido explotan en nuestras vidas, identificar las razones esgrimidas para justificar las sinrazones, hizo que Juan Gelman fuera uno de los conocedores más prominentes de Estados Unidos. En sus ensayos coincidió la pluma cargada de sentido ético frente al mundo y la conciencia de la pluma portadora de esperanzas. Un poeta que razona poéticamente es muchas veces intelectual. Este poeta nuestroamericano criticó y se plantó frente a la ramplonería del mercado consumista, el reino de los becerros de oro, los mitos del progreso, que aún no significan un posible por-venir para el conjunto humano, la rapiña y depredación de la naturaleza de un contra modelo de desarrollo, la persistencia del complejo militar-industrial como baluarte de una democracia ficticia, el cruce de dictaduras y autoritarismos que han nutrido al Tío Sam, pero desdibujado La Democracia en América, vista por Alexis de Tocqueville.

El poder dominante en Estados Unidos es al mismo tiempo etnocéntrico e ideocéntrico; ahí donde se procesa el pensamiento único. Ese es el sabor que me deja el primer número de 2014 de la prestigiosa revista entre los círculos del poder estadounidense y del mundo: Foreign Affairs. Su dossier: “Dónde apostar ahora. Seis mercados a observar”, es una elegía sobre la perversa conversión del mundo en una economía de casino. Su portada, que incluye la imagen de una ruleta no podía ser más elocuente. Y su contenido es fiel a las apuestas de los mercaderes. Llama la atención que este primer número de 2014, producido por uno de los think-tanks mas reconocidos por esos actores desdibujados que representan los “mercados globales”, inicie con una conversación con Enrique Peña Nieto y el análisis del caso mexicano, seguido por Corea del Norte, Polonia, Turquía, Indonesia (+Filipinas) y el valle del Mekong en China.

Aunque la entrevista al presidente mexicano se realizó en septiembre de 2013, el sentido de las preguntas ya apuntaba a su reconocimiento como “reformista estructural”, con las medallas colgadas desde antes de su mandato presidencial, pues colaboró con la reforma laboral calderonista y profundizaría en su periodo a través de las reformas educativa, energética, fiscal y de telecomunicaciones; todas ellas aderezadas con la reforma fiscal; aunque no lo dice la revista, que prevé una Hacienda con Pemex disminuido. Sus éxitos al convocar al Pacto por México y las reformas administrativas previstas, hacen recordar a otro gran conocedor de Estados Unidos: Max Weber y su implacable análisis sobre la racionalidad burocrática, sobre la fe en que las reformas de las instituciones y el impulso de la ética personal individualista sientan bases transformistas de la economía, siempre y cuando operen supuestas leyes de oferta y demanda, las cuales empero no imperan ni en los seis casos escogidos, ni en país alguno.

japreco@hotmail.com

Blog de análisis Glocal NICAM - OMPA aquí-allá: http://nicam-ompa.blogspot.com/