Marcos a la Sexta

Del levantamiento armado del EZLN a la Sexta Declaración de la Selva, el zapatismo se ha propuesto transformaciones internas que han impactado fundamentalmente concepciones y prácticas políticas en sus sentidos más amplios, desde su entorno más inmediato con sus bases territoriales de apoyo, hasta el ámbito político global; el nacimiento del siglo XXI, hay que situarlo al final del siglo XX, porque la época que nace no se explica, no se comprende sin ellos. La insurrección de 1994, inspirada en planteamientos marxistas-leninistas, se proponía la toma del poder con un ejército de extracción indígena y popular, orientado por una vanguardia ilustrada, que sería capaz de aglutinar el descontento de los más golpeados, excluidos, discriminados. Fue una apuesta nacional, sin separatismos y sin fundamentalismos étnicos, que muy pronto se transformó en un movimiento social armado para construir paz y manifestaciones de vida propia frente a la muerte que irradia e impone el capitalismo.

Del discurso insurreccional que se publica el 1 de enero de 1994, al Encuentro Intergaláctico por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, los zapatistas sacuden los paradigmas del cambio social en el ocaso del siglo XX: la Revolución, con mayúscula, el socialismo y el comunismo, con minúsculas, encontraron nuevos contenidos y derroteros en la rebeldía, la resistencia, la conciencia mundial que llamó a Otra Internacional, a Otra Política. Algunos caracterizaron la irrupción del EZLN, como la primera revolución post-comunista del siglo XXI. Pero el devenir organizativo, los cambios estratégicos que impulsa esa organización, se encargaron de dificultar la simplificación que de ellos y ellas se hacía. De la Primera a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, en 2005, se delinea el nosotros que quiere fundar el zapatismo desde una base indígena en alianzas con el mundo del trabajo y los pueblos en lucha de México y del mundo.

La figura del Sup Marcos representó un logro simbólico y comunicativo insoslayable en todo ese trayecto, pero la dinámica organizativa ha decidido darle fin a ese personaje. Más allá de las filias y fobias que despertó su lenguaje y modo de comunicar al mundo de los indígenas con el mundo de los mestizos y la clase media, mediática y mediatizada, el EZLN opera otra transformación que derriba mitos creacionales tan apreciados en la política convencional: el liderazgo personal caudillista o vanguardista y de la gramática occidental; la incapacidad comunicativa del otro, del que no habla castilla, para articular un discurso “universalmente” comprensible; lo imprescindible que resulta un traductor frente a diferentes cosmovisiones. Entre la luz y la sombra: comunicado de la Comandancia General del EZLN, este 24 de mayo, es el legado de la autodisolución del vocero y militante zapatista.

Este comunicado profundiza la identidad zapatista, pero deja pendiente integrar lo que Marcos representa, en la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, ya no como personaje, sino como ideario de interlocución con los otros mundos. Relevo es la clave: el Sup Moisés, vocero y memoria; Marcos diluido en la Sexta: “En estos 20 años ha habido un relevo múltiple y complejo en el EZLN.” El generacional, el más evidente, pero hay el relevo de clase: “del origen clase mediero ilustrado, al indígena campesino. El de raza: de la dirección mestiza a la dirección netamente indígena. Y el más importante: el relevo de pensamiento: del vanguardismo revolucionario al mandar obedeciendo; de la toma del Poder de Arriba a la creación del poder de abajo; de la política profesional a la política cotidiana; de los líderes, a los pueblos; de la marginación de género, a la participación directa de las mujeres; de la burla a lo otro, a la celebración de la diferencia.”


japreco@hotmail.com

Blog de análisis Glocal NICAM - OMPA aquí-allá: http://nicam-ompa.blogspot.com/