Ruta Norte

Otro sexenio inolvidable

Sin novedad: vivimos bajo la mirada de la delincuencia con fuero. No sé cuántos más piensen lo mismo, pero creo quenos hemos instalado desde hace muchos años, décadas incluso, en una realidad en la que sin ambages ni misericordia, pero sí con ampulosos discursos, nuestro gobierno extiende su poder en el tiempo y en el espacio (real y simbólico) aunque los resultados sean catastróficos. El gobierno es, pues, una manga de bucaneros, el ente que con mayor depravación se hace de riqueza a costa de las personas a las que en teoría deben servir. No por nada la miseria material y espiritual luce hoy en todoslos desgarrados parches del (disculpen la sobada metáforasastreana) tejido social.


La muerte de Javier Valdez, como la de MiroslavaBreach en marzo y tantas más, ha vuelto a poner sobre la mesa de debate los alcances del actual gobierno federal en materia de seguridad. Para mí son nulos, tanto que el de Peña Nieto compite cerradamente en ineptitud con el de Felipe Calderón, lo cual, al principio de este sexenio, parecía una comparación imposible. Pues no: la vuelta del PRI a Los Pinos, vendida como quimioterapia capaz de arrasar con los cánceres panistas, ha traído como consecuencia una brutal agudización de la penuria. Tan mal estamos que, para seguir con el campo semántico de la medicina, muchos ciudadanos ya se han aplicado una especie de eutanasia política, no desean participar pues “todos los partidos son iguales”. Esta desesperanza no es menos dolorosa que los otros flagelos del país.


A poco más de año y medio de que termine este sexenio inolvidable y luego de decenas de periodistas asesinados, es inaudito que el responsable del poder ejecutivo tome apenas la palabra para referirse al caso. Cabría otra vez la pregunta: ¿habrá algún país civilizado en el que maten a tantos periodistas y su presidente no dé la cara? ¿Por qué en México sí ha ocurrido esto? ¿Qué maldita mala suerte ha sido capaz de jugarnos tal broma? No entiendo, no entiendo nada. Vi, como todos, el momento en el que EPN pidió, luego de las alocuciones leídas con voz grave, un minuto de silencio por los periodistas caídos. Oí los tímidos gritos de algunos reporteros que pedían justicia y nodiscursos. Los funcionarios de un lado, inalcanzables, los periodistas del otro, invisibles, encorsetados por el cordón de seguridad marcado por el EMP. Esa pequeña situación, creo, pinta al país.


rutanortelaguna@yahoo.com.mx/@rutanortelaguna/http://rutanortelaguna.blogspot.mx