Ruta Norte

Hacer la lucha

Tengo 45 años afectivamente cerca de la lucha libre, desde que con mi hermano Luis Rogelio asistía a todas las matinés del cine Elba casi exclusivamente para ver las del Santo. Junto con eso, asistí a muchas funciones en mi niñez y con los años el gusto por este espectáculo me sobrevivió a tal grado que desde hace dos décadas casi no pasa semana sin que me apersone en alguna de las muchas arenitas de La Laguna. Sé, pues, lo que es, y aquí no voy a ponerme pesado y explicar que es esto o aquello, que teatro o deporte y todo lo que suele decirse al abordar el tema. 

Dados esos largos años viendo lucha en La Laguna, me queda claro que doy total preferencia a la lucha lagunera practicada en algunos casos de manera casi amateur.

Esta es la razón por la que trato con algo de indiferencia la llamada triple A, un espectáculo que por lo general goza de mayor proyección comercial y por ello de mejores bolsas para los luchadores. A ésa no asisto, así que ignoro qué tanta seguridad hay en todos los sentidos: para el público y para los deportistas.

De la otra lucha puedo opinar que se desarrolla casi con las uñas, sin grandes dividendos para nadie. Eso es, quizá, lo que me atrae de ella: noto que quienes contienden están allí por una mezcla genuina e irregular de gusto por el deporte, afán lúdico y necesidad económica. Son, casi todos, compas que uno puede tratar en la ferretería o en la miscelánea, que uno puede toparse en cualquier sitio porque son choferes, obreros, raza de trabajo.

En la lucha ganan un pesito extra y aunque el asunto conlleva riesgo, se divierten y se ven obligados a entrenar, a no soltar las pesas y a seguir fatigando lona.Así entonces, en las funciones que frecuento jamás he visto, porque costaría contratarlos, policías en los pasillos o servicios médicos con ambulancia a la puerta.

Como quien dice, es un espectáculo que se autorregula, y aunque básicamente se trata de un juego, he visto incontables golpes y lesiones que en general no llegan a tener consecuencias fatales.

Lo que ocurrió en Tijuana el viernes es una tragedia, sin duda. Queda a las autoridades indagar si en esas funciones, por el cartel y el alto precio de las entradas, debe exigirse atención médica inmediata y profesional, y tomar medidas. Lo que en definitiva no puede hacerse es atribuir culpa al luchador oponente. Eso es absurdo en este caso. 


rutanortelaguna@yahoo.com.mx/@rutanortelaguna/http://rutanortelaguna.blogspot.mx