Ruta Norte

Arte de titular

Titular un libro (o un artículo, una película, un disco, una obra de teatro, un programa de televisión, lo que sea) no es enchilar tacos. Tiene su chiste, como todo, y para hacerlo bien es necesaria cierta jiribilla. Es tan difícil que si no hay tiempo para pensar en esto, como pasa comúnmente en el vertiginoso periodismo, ocurre con frecuencia que se cuelan títulos atroces por kilométricos, sosos, obvios y demás. Por ejemplo, titular en periodismo “Análisis de la política económica seguida por el gobierno de Peña Nieto en su primer año de gobierno” es casi escribir el artículo en el título, o sea, no titular nada. Unos sosos serían “El sistema político” o “La inflación”, y así, fallidotes. Pero se entiende que en la prisa del periodismo los títulos no se dejan hallar así nomás, tanto que a veces es lo más difícil de encontrar.
En literatura se supone que no es lo mismo, pues en ella hay tiempo para barajar posibles nombres antes de llegar a la pila bautismal. De todos modos hay desaguisados, titulamientos que ni fu ni fa. No hay regla en esto, vale decir desde ya. El poeta Gerardo Deniz, por ejemplo, tiene títulos extraordinarios de una sola palabra, ideales para libros de índole poética: Adrede, Gatuperio, Mansalva; tiene otro un poco más largo, genial, para un libro con guiños autobiográficos: Paños menores. También cortos, algunos de Lezama Lima son hermosos: La fijeza, Aventuras sigilosas, y este bárbaro: Enemigo rumor.
Los mejores dos de Borges, a mi juicio, llevan la palabra “historia”: Historia universal de la infamia e Historia de la eternidad; hay otro inmejorable: El tamaño de mi esperanza.Él admiraba a los autores ingleses Burton y De Quincey, autores de dos libros con títulos apabullantes: Anatomía de la melancolía y El asesinato considerado como una de las bellas artes, respectivamente. Vargas Llosa tuvo la manía de usar la conjunción “y” en varios de los suyos: La ciudad y los perros, La tía Julia y el escribidor, Pantaleón y las visitadoras, Kathie y el hipopótamo. Octavio Paz logró títulos poderosos; los dos mejores son, a mi parecer, Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe y La llama doble.
Los títulos de García Márquez han sido claves de su éxito. Son poéticos, de una sonoridad perfecta: El coronel no tiene quien le escriba, Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, Del amor y otros demonios, Memoria de mis putas tristes; pero su título más famoso es, sin duda, Crónica de una muerte anunciada, que ha sido parafraseado hasta el asco, tanto que ya suena mal decir, por ejemplo, “Crónica de un fraude anunciado”. Muchos escritores de más reciente producción han despoetizado sus títulos, casi casi a la manera de Bukowskiy su Música de cañerías. Fadanelli tiene libros deliberadamente bautizados a la malagueña salerosa: Terlenka, Lodo, como Melamina o Six pack, de nuestros Daniel Herrera y Carlos Reyes. Fernando Nachón, también mexicano, llevó al extremo esta posibilidad y publicó libros con títulos escalofriantes: Cachetadas en las nalgas, De a perrito, Diario de un pendejo.
Titular, como podemos ver, no es tan sencillo. Hay sutilezas que deben ser tomadas en cuenta, no nombrar a lo burro. Eso es lo que veo en el título que me gusta más entre todos los que me gustan, uno que siempre envidiaré: Todo verdor perecerá, novela del argentino Eduardo Mallea.


rutanortelaguna@yahoo.com.mx/@rutanortelaguna/http://rutanortelaguna.blogspot.mx/