Cómo vamos

Las expectativas de los mexicanos se han visto defraudadas con el gobierno de Peña Nieto. Han transcurrido 22 de los 72 meses que durará su mandato y no se ven resultados que beneficien un poco la economía nacional.

Meses van y meses vienen, se hacen promesas que no se cumplen. En fechas recientes algunas de las publicaciones más importantes del mundo en materia económica y finanzas: The New York Times, The Economist, Financial Times, Newsweek y otros, descalifican la labor de Peña Nieto al frente del gobierno de México. Uno de estos medios lanzó la frase lapidaria: “¿Dónde está el piloto?”

En términos generales los comentarios vertidos en esas publicaciones van en este tenor: Peña nieto no ha podido con México, la violencia ha crecido, la economía se ha estancado, la pobreza va a la alza, la inseguridad aumenta. Pobreza e inseguridad son dos asuntos que se incrementan cotidianamente a pesar de los discursos triunfalistas de Peña Nieto y su flamante secretario de gobernación Osorio Chong.

Las declaraciones oficiales proclaman que vamos por buen camino, aun cuando miles de pequeñas y medianas empresas sufren para subsistir. Muchas de ellas se han visto forzadas a cerrar debido a la falta de clientes y la reforma hacendaria, la cual en su origen proclama que su objetivo es acelerar el crecimiento y la estabilidad económica, para mover a México a un plano de mayor bienestar para las familias mexicanas y los trabajadores. ¿De veras? 

Las megaobras anunciadas con bombo y platillo, aun no generan derrama económica, pero ya se vislumbra en el horizonte que nuevamente los grandes proyectos estarán concentrados en los grupos cercanos al poder escudados en falsas licitaciones, las cuales sirven para “dar cumplimiento” a otra fallida reglamentación, siempre amañada y corrupta. Todo se concentra en reducidos grupos. ¿Dónde quedó la equidad?

El pueblo exige realidades, avances, generación de empleos, lejos de discursos, premios y loas al presidente. La economía del país no tiene un panorama despejado en el corto plazo. Analistas económicos del sector privado pronostican “un crecimiento” real del PIB del 2.47 por ciento para el cierre de 2014, nada halagüeño.

Así como la economía va a la baja, la violencia e inseguridad van a la alza. Cuidado, porque estos datos duros los conocen los inversionistas nacionales e internacionales.

 

jaimemarinsr@jmarin.com