La decadencia de la monarquía priista

Sus malas prácticas no cambian. El siglo actual está muy avanzado y ellos siguen estancados en los años 50 del siglo pasado. Designan por dedazo a sus candidatos. Ahora le tocó a otro miembro de la familia de Atracomulco competir por el trono del Edomex. Fiel al decadente estilo priista, Alfredo del Mazo resultó ungido por su partido para contender en junio próximo por la gubernatura mexiquense. Su objetivo: conservar a toda costa ese estado para “garantizar” -según ellos- la presidencia de la república el año próximo.

Ese desmedido afán de conservar el poder a pesar del ridículo que ha escenificado la actual administración, no les impide ir por más. El designado es primo de Peña Nieto. Otro miembro de su familia que se apunta para tratar de conservar ese bastión que les ha dado millonarios dividendos durante más de 80 años. No quieren que nadie más se adueñe del oro que produce ese estado.

Durante los últimos cuatro años los mexicanos hemos padecido el peor gobierno de nuestra historia reciente. La corrupción y la impunidad han sido el sello de la administración actual. Los cacareados argumentos de un “nuevo PRI”, que esgrimieron para reconquistar la presidencia resultaron un fraude, continuaron con sus aberrantes malas prácticas de siempre. A éstas hay que sumarle la inexperiencia, debilidad e ignorancia del actual mandatario, incluidos algunos miembros de su gabinete. De promesas incumplidas luego hablamos. Si a estas gracias le agregamos la bien ganada mala fama de muchos personajes protegidos por Peña Nieto, tales como: los Moreira, Osorio, los Duarte, Borge, Gamboa Patrón, Romero Deschamps y docenas más de la decadente monarquía priista, se justifica el marcado rechazo que la población manifiesta al gobierno en funciones.

Con esas evidencias que han trascendido nuestras fronteras, las posibilidades de enfrentar con energía y pundonor las agresiones y ofensas que cotidianamente nos receta Trump, las posibilidades de negociar de tú a tú con él son remotas, Peña Nieto lo sabe, por eso su actitud titubeante.

Nos encontramos los mexicanos de aquí y de allende la frontera, en una seria situación que debemos enfrentar con el pato Donald para salvaguardar nuestra dignidad y nuestros intereses.

PD. Reforcemos la economía nacional, consume lo que México produce.

jaimemarinsr@jmarin.com