Supervivencia

Juan Comodoro buscando agua encontró

petróleo, pero se murió de sed.

-Facundo Cabral

 

En el transcurso de la semana que terminó, el tema central en varios medios fue el asunto del agua. Destacó el de la laguna de Cajititlán, finalmente se supo que efectivamente su contaminación rebasa con mucho los límites tolerados.

En cuanto a la situación del agua en la Zona Metropolitana de la Perla Tapatía, tenemos 20 años de retraso en la infraestructura hidráulica para abastecer a nuestra ciudad del vital líquido.

Cuidar el agua es asunto de supervivencia. El buen uso y cuidado del agua no depende únicamente de las autoridades, es responsabilidad compartida: gobierno y ciudadanos. Se habla de generar una cultura del agua, la frase tiene sentido, pero, qué significa generar cultura del agua en una ciudad donde la cultura cívica está muy deteriorada.

Está demostrado que los mexicanos (no todos) no somos respetuosos con los derechos de los demás. Estacionamos nuestros coches bloqueando cocheras, invadimos las ciclovías y áreas peatonales, no respetamos los límites de velocidad, no ponemos la basura en su lugar, usamos la plancha del Zócalo de la ciudad de México como estacionamiento… Podría enumerar más calamidades que padecemos y hemos padecido históricamente, pero…. Generar una cultura del agua será tarea azarosa pero indispensable e inaplazable, en virtud de que  –aunque la frase está muy gastada--  EL AGUA ES VIDA.

Aquí mismo en Jalisco hay poblaciones que carecen de agua. Los habitantes recorren kilómetros para abastecerse del vital líquido para sus más elementales necesidades.

Urge emprender una campaña permanente para concientizar a la población respecto a la inminente necesidad de hacerle ver que en un futuro no muy lejano, si no cuidamos el agua, ni con dinero podremos adquirirla. ¡No habrá!

El agua es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida. El uso indiscriminado de agua potable en la superficie terrestre se ha incrementado en las últimas décadas. Estudios de la FAO, estiman que uno de cada cinco países en vías de desarrollo tendrá escasez de agua antes del año 2030. México es uno de ellos.

Por mucho que cueste una campaña de concientización para el buen uso y cuidado del agua, cuesta muchísimo más el desperdicio que se hace de ella sin ningún provecho para nadie.

Comprometámonos desde ahora a cuidar el agua en beneficio propio y de las generaciones futuras.

 

jaimemarinsr@jmarin.com