Soledad

A pesar de la proliferación de las herramientas de comunicación que día a día invaden los mercados, en cada rincón del planeta encontramos más personas sumidas en el aislamiento y la soledad, debido a que hay muy poca comunicación verdadera.

Los humanos somos seres gregarios. Nuestra naturaleza nos obliga a agruparnos para preservar la especie. Requerimos integrarnos en grupos para encontrar compañía y afecto entre nuestros cogeneres. Somos seres complejos; en ocasiones nos gusta estar acompañados y en otras preferimos estar solos.

El género humano pasa la vida en compañía de otros seres de la misma especie. Se organiza en varias clases de agrupamientos sociales: clanes, tribus, pueblos, ciudades y naciones; dentro de las cuales trabaja, comercia, juega, se reproduce e interactúa de diferentes maneras. Los grupos humanos difieren de un lugar a otro, de una época a otra y de una cultura a otra, haciendo del mundo social un espacio muy complejo.

En lo que va del siglo XXl, los avances tecnológicos han modificado radicalmente el comportamiento de la sociedad contemporánea en todo el mundo, en virtud de que cada día el ser humano se integra más a su smartphones, su iPad otras herramientas de moda, que a sus congéneres. Ahí surge el aislamiento.

Hoy día se dan casos, que la relación de una joven madre con sus hijos se basa en mensajes de texto estando ambos a una habitación de distancia. Inclusive, la joven madre llama a comer a la familia a travésde WhatsApp, y cuando la familia se sienta a la mesa, todos los miembros se concentran en su smartphone para evadir la compañía.

Hoy más que nunca las sociedades parecen depender existencialmente de la tecnología. Cada vez dependemos más de las innovaciones tecnológicas, las cuales crearon un fenómeno en el que el ser humano sólo parece existir si está “conectado”.

Las redes sociales nos involucran en relaciones por demás variadas, sin embargo, la “cibercomunicación” nos aísla. El fenómeno soledad afecta principalmente a los jóvenes, quienes gracias a la tecnología hoy están supuestamente mejor comunicados, pero con muy poca comunicación verdadera, ése es el sello que identifica a esta generación.

Teléfonos móviles y correos electrónicos nos mantienen en comunicación instantánea con todo el mundo, sin embargo estamos, irremisiblemente solos y cada día estaremos más, ¿lo dudas?

 

jaimemarinsr@jmarin.com