“Educadores” mal educados

Un país sin educación es un país sin futuro. En México un alto porcentaje de "educadores", principalmente del sector público, no solo adolecen de educación, sino que en muchos casos tienen malas mañas.

Recientemente hemos visto en varios estados del país, principalmente en el DF, toda clase de desmanes promovidos y actuados por los pseudoeducadores de la CNTE. Con sus plantones, estos "educadores" han convertido a la capital del país en un muladar. Han afectado vidas y negocios de gente que quiere vivir en paz, privilegio al que todos los mexicanos tenemos derecho, pero esta turba desconoce que sus derechos terminan donde empiezan los derechos de los demás.

El verdadero educador es quien ejerce la acción de educar. Es una persona a la cual se le reconoce habilidad y conocimiento a fondo en las materias que instruye. Un educador puede ser un maestro y viceversa, pero la condición sine qua non es que debe poseer vocación pedagógica para convertirse en agente efectivo del proceso de enseñanza.

La pedagogía no es solo práctica docente, sino expresión de una personalidad. Entre los factores que influyen en el éxito de la educación, la personalidad del educador es determinante para trascender positivamente entre sus educandos.

Para desgracia de México contamos con "educadores" que dan vergüenza: Elba Esther, Humberto Moreira y muchos ejemplares más que por su falta de vocación como educadores se refugian en la polaca para esquilmar. En Jalisco tenemos un botón de muestra: Elisa Ayón; antítesis del educador.

Ahora que la señora Ayón fue vergonzosamente separada de su cargo como regidora en el ayuntamiento tapatío, es recomendable que NO regrese a las aulas, en virtud de que ha demostrado fehacientemente que la pedagogía no es su vocación. Hasta dónde puede llegar su desfachatez para que la reinstalen en un puesto que jamás debió ocupar. Cómo reaccionarían los padres si les toca la mala suerte de que les asignen a sus hijos a esta señora como educadora.

Con estos "educadores" mal educados, el futuro de nuestro país se ve muy negro. La educación es un tema pendiente en nuestra nación. Sin educación de excelencia seguiremos siendo un país subdesarrollado.

México requiere de una transformación profunda en la educación. Solo maestros verdaderos, comprometidos con su vocación, harán de nuestros niños mejores mexicanos.

jaimemarinsr@jmarin.com