Dignidad Urbana (Segundo de cuatro capítulos) La Basura

El domingo pasado en la primera entrega de esta serie, hicimos referencia a que en principio son tres los asuntos en los que los habitantes del área metropolitana de Guadalajara debemos participar, en nuestro propio beneficio, con los gobiernos entrantes: 1. basura, 2. educación vial, 3. cuidado del agua. Participemos, hagamos de Guadalajara la ciudad digna que merecemos.

Durante su campaña proselitista, Enrique Alfaro hizo mención a cinco ejes fundamentales para que nuestra capital recobre el decoro que en las últimas tres décadas ha perdido. El eje Ciudad Digna fue el que nos marcó la pauta.

Hoy nos referiremos a la basura. Independientemente de que su recolección es compromiso de los gobiernos municipales, cada uno de nosotros, los tapatíos, debemos ser conscientes de la enorme importancia de mantener nuestra ciudad limpia. La primera tarea para lograrlo en NO arrojar basura en la vía pública, con esta sencilla práctica recobraremos nuestra dignidad urbana, y en consecuencia, mejoraremos nuestra calidad de vida.

Desafortunadamente hoy día, muchas zonas de nuestra Guadalajara lucen deprimidas por el exceso de basura en las calles. La pésima costumbre de arrojar basura en la vía pública acarrea, entre muchas otras inconveniencias, que se saturen las bocas de tormenta. Las personas conscientes, de todas las edades y estratos sociales estamos obligados a comportarnos civilizadamente en nuestra ciudad, en beneficio propio y por respeto a la comunidad.

Las mismas personas que tiran basura en la vía pública son las que se sienten con derecho de responsabilizar a los gobiernos cuando se inundan las calles y avenidas. Es verdad que nuestra ciudad requiere inaplazablemente de un nuevo sistema de drenaje debido a que el actual ya dio de sí, pero si somos cuidadosos con el manejo de la basura evitaremos las inundaciones.

Las acciones deben empezar por nuestra propia casa, de ahí derivarlo a nuestra ciudad, la cual es la extensión natural de nuestra casa. ¡Aquí vivimos!

Guadalajara debe recuperar su dignidad. Tu participación en esta causa común será una muestra de tu espíritu solidario.

UNA CIUDAD LIMPIA NO ES LA QUE MÁS BARRE, SINO LA QUE MENOS ENSUCIA.

Hagamos de nuestra Guadalajara una ciudad con sentido humano.

El domingo próximo el tercer capítulo de esta serie.