Delincuentes “independientes”

México es un país de contrastes, los delincuentes sin partido, es decir, los "independientes", son perseguidos –como debe ser- con todos los recursos del estado, en muchos casos son acorralados y abatidos. Cuando esto sucede el gobierno nos lo hace ver como una hazaña.

Cuando se trata de delincuentes políticos la situación es diferente, su partido los protege aunque haya cúmulos de sospechas de sus delitos... La diferencia estriba en que estos tienen cómplices en el poder político, y aunque sus fechorías afecten la imagen de México, el gobierno los beca en el extranjero o los premia con un consulado, a pesar de la vergüenza que representa para México tener como representantes a personajes turbios, que debieran estar en cárceles de máxima seguridad.

Debido a que los delincuentes políticos se mueven con toda libertad porque están protegidos por su partido y por las mismísimas autoridades, su aprehensión tiene que darse en el extranjero, donde los compadrazgos y el encubrimiento no funcionan. Tal es el caso reciente de la aprehensión de Humberto Moreira en España.

Existe una lista interminable de ex funcionarios, que no obstante las fechorías que han cometido en detrimento del patrimonio de la nación, viven aquí (Yarrington, Padrés, Medina, González Márquez y muchos más) o fuera del país, gozando de una vida de lujos y despilfarro, gracias al dinero saqueado de las arcas de sus respectivas dependencias de gobierno donde "prestaron sus servicios".

Cuando existen elementos condenatorios para enjuiciar a un político delincuente, la PGR se hace de la vista gorda, argumentando que no existen medios probatorios de su "presunto delito". Impunidad pura al servicio de la corrupción.

En México la acción legal contra los delincuentes políticos es inoperante, porque sus compañeros de poder son sus cómplices, aunque proclamen que las instituciones no son responsables de los individuos, bonita manera de sacudirse el bulto cuando el imperativo es la aplicación de la ley, caiga quien caiga. 

jaimemarinsr@jmarin.com