Cortapisas

Resulta que Aristóteles (el tapatío, no el griego) envió una iniciativa de ley al Congreso de Jalisco, la cual limita el desarrollo y la libre competencia. Pide a los diputados locales que voten por una reforma para regular a Uber y a otras empresas vanguardistas de transporte. De ser aprobada esta ley en los términos propuestos por él, limitarían gravemente la libertad del usuario: tú, yo y todos los tapatíos que queremos una ciudad mejor.

Los términos de la iniciativa establecen que los usuarios no podrán solicitar el servicio de Uber en lugares donde existan sitios de taxis amarillos. Además, bajo criterios muy oscuros, propone frenar el crecimiento de la plataforma, lo cual afectaría los tiempos de espera del usuario, es decir: el Ejecutivo Estatal pretende acabar con un negocio lícito para beneficiar al monopolio de taxistas amarillos. Estas prácticas no son nuevas, los gobernantes invariablemente buscan beneficiar a sus amigos y a aquellos que los apoyaron cuando hicieron sus campañas; en otras palabras; Aristóteles quiere obligarnos a usar un servicio de pésima calidad y más costoso con el único fin de quedar bien con sus cuates.

Desde que Uber llegó a esta ciudad ha dado pruebas sobradas de eficiencia, seguridad y calidad en el servicio, independientemente de que sus tarifas son por debajo de los amarillos. Qué mala onda del Ejecutivo Estatal enviando al Congreso local iniciativas que van en contra del progreso y del beneficio de los ciudadanos.

Ojalá nuestros "representantes" en el Congreso nos representen realmente y voten en contra de esa iniciativa, la cual evidentemente pone cortapisas al desarrollo de nuestra comunidad, y afecta a los usuarios por proteger los intereses de un grupúsculo compuesto principalmente por políticos y líderes sindicales. Estos últimos, además de ser dueños de flotillas de los llamados taxis tradicionales, siempre están en contra del progreso. Lo que requiere Guadalajara en materia de transporte es innovación y eficiencia, características que los amarillos no proporcionan.

Lo que Uber y otras empresas de servicio similar que operan bajo el mismo esquema proponen, es generar oportunidades para que más personas se ganen la vida honradamente. Ellos ofrecen un servicio de transporte de primera. Esperemos que los diputados se pongan las pilas y voten contra esta absurda iniciativa de ley.

jaimemarinsr@jmarin.com