Radar

¿De qué tamaño era la nómina del 'Chapo' en Jalisco?

El preso 508 que fue el primero en fugarse en México de una cárcel de alta seguridad, lo hizo en tierra jalisciense aquel ya lejano viernes 19 de enero de 2001, cuando escapó del Centro Federal de Readaptación Social número dos ubicado en Puente Grande, Jalisco.

Tal vez se fugó en nuestra entidad por el poder que tenía en esta entidad donde inició su trayectoria delictiva cuando el cártel de Sinaloa (que creó su tío Pedro Avilés Pérez en 1960, cuando Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, tenía apenas tres años de edad), cambió su residencia a Guadalajara en la década de los 80´s.

Fue aquí en la capital jalisciense donde se desarrolló la segunda generación de esta organización criminal que encabezaron Ernesto Fonseca Carrillo, Rafael Caro Quintero y Miguel Ángel Félix Gallardo, de quien el alumno destacado fue justamente el sinaloense detenido el sábado en Mazatlán, convertido en el delincuente más buscado no sólo en México sino en el mundo, por el imperio corruptor que tenía presencia ya en 50 países de cuatro continentes.

Otros que crecieron con él, fueron Ismael Zambada García, alias El Mayo, y José Esparragoza Moreno, alias El Azul, quienes indudablemente asumirán el control del también conocido como cártel del Pacífico.

Sostuve ayer en el panel semanal de periodistas de Televisa Guadalajara, En Plural, que para que de verdad el presidente Enrique Peña Nieto capitalice esta detención que le provocó el reconocimiento en México y muchas otras partes del mundo, deben pasar cosas distintas a las que siempre ocurren: que por lo general queden en la simple detención sin mayores repercusiones ni avances sustanciales en el combate al narcotráfico, especialmente al desmantelamiento de su base financiera.

¿Dónde están los mil millones de dólares que la revista Forbes le atribuía para colocarlo entre los hombres más ricos y poderosos del planeta? ¿Cuántos programas para combatir los efectos del consumo de drogas en México se pueden financiar con esos recursos?

El poder corruptor del cártel de Sinaloa se demostró en Jalisco desde los ochentas con el Caso Camarena, en los noventas con el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo y los numerosos ajustes de cuentas en céntricas avenidas a plena luz del día, y en su escape en los inicios de la primera década del nuevo siglo. 

Para Jalisco y para todo México y para el mundo es muy importante aprovechar la condición de haberlo atrapado vivo para aprovechar toda la información con la que cuenta y que puede ser clave para continuar con el desmantelamiento de esta y otras organizaciones criminales.

¿A cuánto ascendía la nómina de El Chapo en Jalisco? ¿Qué políticos jaliscienses recibieron y se sometieron a cambio de sus dádivas? ¿Qué policías los protegían? ¿Qué empresarios le abrieron la puerta de sus negocios en busca del enriquecimiento fácil y a cambio de su relación con distinguidas familias que los legitimaran?

Si eso trasciende y se actúa en consecuencia, la detención será un verdadero jonrón para Peña Nieto. Si no, será sólo show.

http://twitter.com/jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com