Radar

Una señal de aliento en el STJ

Luis Carlos Vega Pámanes, el actual titular del Supremo Tribunal de Justicia, llegó puntual a la cita ayer a MILENIO RADIO para discutir públicamente con la magistrada Lucía Padilla sus planes para continuar al frente del Poder Judicial, cargo al que también aspira su compañera. Ambos se someterán a la votación de sus compañeros el próximo lunes.

Agradezco desde aquí a ambos su tiempo y generosidad para compartir con nuestras audiencias sus proyectos, en un hecho inédito que sin duda los coloca como dos funcionarios judiciales que están a favor de la apertura y de la crítica a un Poder, en el que aseguran hay avances, pero en el que también reconocen rezagos y la necesidad de cambios para su modernización. 

Más que un debate, resultó un ejercicio de exposición que dejó claro que Vega Pámanes y la magistrada Padilla tienen muchas más coincidencias que diferencias. A este encuentro, habíamos convocado también al magistrado Celso Rodríguez, quien había manifestado su interés de buscar la silla que ocupó del 2005 al 2012, aspiración a la que finalmente declinó a favor del actual presidente del STJ, razón por la cual no asistió. Hoy en esta edición le presentamos una síntesis de lo expuesto por ambos ayer en el 89.1 de FM.  

Estoy convencido de que nos hace falta como comunidad hablar más, mucho más del Poder Judicial. El involucrarnos en sus procesos y sus decisiones, sería como dirigir el reflector a un Poder que se ha mantenido siempre con muy bajos niveles de escrutinio público y eso nos ha costado muy caro. Es sin duda uno de los motivos de la muy mala reputación que padece y que ubica a sus jueces y magistrados, así como a sus funcionarios con una casi nula confianza ciudadana. Por ello la señal de apertura mostrada ayer por Vega Pámanes y Padilla son una señal de aliento. Si se confirma el lunes que el actual presidente del STJ llega con la mayoría de los votos de sus compañeros magistrados en la bolsa y se le ratifica por dos años más, o si la magistrada da la sorpresa y se convierte en la primera mujer en dirigir el Poder Judicial, son dos magistrados que públicamente expresaron ya estar a favor de ir por una mayor transparencia en el STJ.

Si es así habrá que respaldarlos plenamente en su exigencia de que el Poder Judicial obtenga un mayor presupuesto que les dé mayor poder e independencia ante los Poderes Ejecutivo y Legislativo. Ese paso es indispensable para entrar y vivir en un pleno estado de derecho, ahora que incluso el poder presidencial reconoce su inexistencia, por el terremoto político que causó la crisis de Ayotzinapa y que tuvo réplicas demoledoras como la cancelación de la millonaria licitación del Tren Rápido México-Querétaro y la aparición de la también millonaria Casa Blanca de la familia Peña Rivera.

De nuevo, pues, mi agradecimiento al magistrado Vega Pámanes y a la magistrada Padilla por su vocación al diálogo. Toda la suerte a los dos para que cumplan lo que ayer nos plantearon, que sin duda nos daría por primera vez un Poder Judicial limpio de corrupción por dentro, para que sea garante de cumplir la titánica tarea de empezar a combatir la impunidad que llegó ya a niveles de crispación.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com