Radar

A rugir de nuevo pero con transparencia

En el suplemento previo a la final de la Liga de ascenso, que finalmente ganaron los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara, que encartamos el viernes pasado en la edición de MILENIO JALISCO, retomamos una entrevista que le hice a Raúl Padilla López, en diciembre pasado, en la Feria Internacional del Libro.

En la charla, salió el tema del equipo de futbol de la universidad pública de Jalisco que días antes había resultado campeón de la Liga de ascenso, lo que le dio el boleto para jugar la final contra otro equipo de la ciudad, los Estudiantes Tecos, que ganaron el siguiente torneo.

Ahí el líder del grupo político que ha controlado la UdeG desde 1989, recordó cómo en 1994 se dejó presionar por el entonces gobierno federal que encabezaba el priista Ernesto Zedillo para vender la franquicia del equipo de futbol para ya no destinarle recursos del presupuesto universitario, a cambio de continuar el apoyo para concluir el proyecto de la red universitaria.

“Fue un error de visión y fue un error de visión que nos impidió ver en ese entonces que trabajando bajo ciertos esquemas, los Leones Negros pueden ser un equipo autofinanciable en Primera División, rentable y estamos ya tras esa ruta y ya tenemos medio boleto. Estoy tratando de resarcir ese error haciendo lo que esté a mi alcance”, me dijo en diciembre pasado.

La visión de hacer un equipo autofinanciable coincide con la del actual rector Tonatiuh Bravo Padilla, quien ayer decidió nombrar a Padilla López, presidente del equipo, y quien ayer ya se codeó con los dueños del futbol mexicano que se reunieron en la Femexfut.

Como acertadamente lo expuso, antes incluso del ascenso, Bravo Padilla dijo que se apoyaría al equipo sin distraer recursos del presupuesto dedicado a la educación en la UdeG.

El cumplir con este discurso es indispensable para que el equipo siga siendo un factor de convocatoria y de cohesión de la comunidad universitaria, como se logró con una nómina que era la tercera más barata de la Liga de ascenso, y que cotizaron al alza un equipo que el corporativo de empresas universitarias compró a 800 mil dólares a Jorge Vergara hace cinco años.

Mucho más evitar escándalos de malos manejos  en el equipo universitario que llegaron incluso a denuncias penales a fines de las década de los 80.

Manejar con transparencia las finanzas del nuevo club de la Primera División del futbol mexicano es la condición indispensable para que se mantenga la creciente afición que tienen los Leones Negros, y que sin duda vendrá a levantar el ánimo de la comunidad futbolera tan decaído por las malas temporadas de las Chivas y del Atlas.


twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com