Radar

El reclamo velado de Nájera

La vida de quince policías de la Fuerza Única de Jalisco, 14 hombres y una mujer, no han llamado la atención del gobierno federal.

Hubo referencia más pronta a las dos víctimas mexicanas que viajaban en el avión que un piloto suicida estrelló en los alpes franceses en días pasados, que a las víctimas del más brutal ataque de la delincuencia organizada a la autoridad en Jalisco en la historia.

Hasta el momento de la redacción de este Radar, no hay referencia alguna en el discurso federal del hecho que nos estremeció aquí a todos el lunes. Nada tampoco en las cuentas de twitter de la Presidencia de la República, en las de la Secretaría de Gobernación, ni en las de la Procuraduría General de la República.

Paradójico que el gobierno de Estados Unidos reaccionara antes al incluir en su lista de los más buscados a los líderes del Cartel Jalisco Nueva Generación, a los que el Fiscal General de Jalisco, Luis Carlos Nájera, ha responsabilizado de los sobresaltos que por el narco hemos tenido en los últimos años en la entidad. Desde los narcobloqueos del 2012; el asesinato del secretario de Turismo en 2013; y recientemente la agresión a los gendarmes de la Policía Federal en Ocotlán; el atentado a su mano derecha, Alejandro Solorio, hace una semana; y el ataque del lunes en San Sebastián del Oeste que abatió a quince de los suyos; y al asesinato del jefe policial de Zacoalco de Torres ese mismo día.

Ayer asomó un sutil reproche por toda esta ausencia del gobierno federal en este momento crítico de Jalisco, en la plática que tuvo el Fiscal estatal con mis compañeros de MILENIO TELEVISIÓN. Dijo a la pregunta de si ya había recibido el apoyo de tropas federales para responder al más grande desafío del narco en la historia del estado:

“Hay que recordar que también la movilización más fuerte la hemos iniciado por el ataque que hubo contra la Gendarmería, que es un cuerpo especial de la Policía Federal. Nosotros esperábamos que hubiera una reacción importante, pero bueno, los únicos que hemos logrado detenciones y que hemos dado la cara, hemos sido nosotros, y seguiremos haciéndolo porque es nuestra obligación”.

¿A qué se debe que el Gobierno Federal no haya lanzado la “reacción importante” que esperaba el policía número uno de Jalisco, luego de la agresión del narco a gendarmes federales en Ocotlán el 20 de marzo pasado? ¿Por qué nada se ha dicho ni hecho desde la Federación tras la masacre de 15 policías el lunes en San Sebastián?

Lo primero que nos podemos responder es que la coordinación entre corporaciones policiales de todos los niveles que aseguró el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, significaría la diferencia de la política pública de seguridad del sexenio de Felipe Calderón, hizo agua.

Y que pese a meterlo al costal de los estados con focos rojos en seguridad junto a Guerrero, Michoacán y Tamaulipas, el gobierno federal está dejando sólo a Jalisco.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com