Radar

Para no quedarnos en el populismo ambiental

Como muchos otros, entre ellos el Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval y varios de sus secretarios, cumplí el #RetoSinAuto2014, promovido a propósito del Día Mundial sin Auto, que se conmemora  el 22 de septiembre en todo el mundo con el fin de alentar el uso de medios de transporte públicos y no motorizados y concientizar sobre los graves niveles de contaminación del aire que provocan las emisiones de los automotores en las grandes ciudades como la nuestra.

Fueron 70 minutos en total para ir de casa a la redacción y de regreso. Me significó un ejercicio físico, saludable desde luego, pero también la oportunidad para experimentar las complicaciones y riesgos a los que se enfrentan cotidianamente los que tienen a la bicicleta como único medio de transporte.

“Un día sin automóvil de Tonalá a GDL: auto 45 minutos, bus 1:40 horas, en bici sabe si llegue; ¿calidad de vida?”, resumió a la perfección ayer en un tuit que me envió @Claumol.

En este sentido, debemos ir mucho más allá que el bajarnos un día del auto, para que este buen esfuerzo para visibilizar el problema de polución  y concientizarnos de la importancia de desalentar el uso del automóvil, quede en lo que el experto en economía ambiental, Rolando Fuentes Bracamontes, llamó el populismo ambiental, cuando platicamos ayer del tema en MILENIO RADIO.

Este especialista sostiene que más que el día sin auto cuyo impacto es mínimo, es necesario atender lo que dictan las teorías verdes, en las que más que prohibir el uso del automóvil, imponen un precio a la contaminación, a los congestionamientos y al uso de la infraestructura que ocasiona el uso del auto, lo que desincentivaría naturalmente su uso.

Pero lo que definitivamente también es necesario y urgente en la Zona Metropolitana de Guadalajara para lograr bajar a los ciudadanos del auto, es crear un entorno e infraestructura más amable para el transporte no motorizado y lograr una verdadera modernización del transporte público.

Décadas de omisiones en la materia, aunadas al crecimiento urbano desordenado han colocado a nuestra ciudad con el mayor índice de motorización, con un parque vehicular de más de 1.9 millones de autos, que crece año con año en 180 mil y cada día en 380 unidades, lo que también provoca que respiremos aire con uno de los mayores niveles de contaminación.

Hoy está en marcha quizá el intento más acabado de parte del gobierno estatal para tratar de abatir estos rezagos. Hay una nueva Ley de Movilidad sobre la cual se realiza un programa para cambiar un modelo agotado de transporte público y busca articular todo un sistema integral de movilidad, donde se incluyen ciclopistas y bicicletas públicas.

Urge pues acelerar el paso para alcanzar los objetivos además de bajarse de las Suburbans cada 22 de septiembre.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com