Radar

Fuera opacidad de exámenes de control y confianza

A propósito de la publicación de los resultados de los exámenes de control y confianza del titular de la Comisaría de la Policía Preventiva de Guadalajara, Salvador Caro Cabrera, luego de un largo proceso de 194 días de solicitudes de transparencia y recursos de revisión en instancias federales y estatales, escribí ayer aquí que con ese fallo, ninguna autoridad, como lo hizo en octubre del año pasado el alcalde tapatío Enrique Alfaro, podrá ya argumentar que por ley no pueden dar a conocer los resultados de estas evaluaciones, por haber sido definidos como información pública.

Pero lo que también habrá que decir es que el precedente que quedó sentado con el Caso Caro, y la difusión de su aprobación con restricciones, además de dejar establecido que son datos que se deben dar a conocer a los ciudadanos que así lo soliciten, abre la oportunidad de sacar de la opacidad los tan polémicos, y muchas veces cuestionados, exámenes de control y confianza de los mandos policiales e incluirlos en el catálogo de información fundamental.

De lograrse lo anterior, los jefes de los mandos policiales, acaldes, gobernadores y hasta la Presidencia de la República, tendrían que transparentar los resultados de estas evaluaciones en sus páginas institucionales en internet, con lo que ya no sería necesario que los ciudadanos interesados formularan una solicitud de transparencia y acceso a la información. Eso permitiría también que sus superiores, en caso de aprobaciones con restricciones, explicaran con qué tipo de limitaciones operaran sus jefes policiales en tanto el Centro Nacional de Certificación y Acreditación (CNCA) levanta el condicionamiento.

Así como en el Congreso local se decidió eliminar la figura del fuero de la Constitución de Jalisco que hacía intocables a los altos mandos de la burocracia política y gubernamental, antes de que esto sea aprobado en el Congreso federal, y por ende en el país, en el órgano local garante de la transparencia y el acceso a la información pública, el Itei, tienen la posibilidad también de ser los primeros en incluir los resultados de las pruebas de control y confianza en la lista de información obligada a publicar de forma permanente.

Según me comentó ayer en MILENIO RADIO la presidenta del Instituto de Transparencia, Cynthia Cantero Pacheco, esta facultad de añadir contenidos al catálogo de información fundamental, la contempla sólo la ley de la materia en Jalisco, lo que permite ya que esta posibilidad se discuta en pleno del Itei, una vez que se elijan a los dos nuevos comisionados.

Esa oportunidad no se puede desaprovechar, porque insisto, que de muy poco sirven los exámenes de control y confianza si se mantienen en secreto, o si para conocerlos hay que hacer trámites casi 10 meses. Más ahora que el tema de la seguridad se vuelve a colocar como la mayor preocupación de los ciudadanos de Jalisco y de México. Que la comunidad sepa si los policías que patrullan las calles de su colonia y sus mandos pasaron o no pasaron sus exámenes sin duda ayudaría a mejorar la vigilancia. Se debe dar ese paso.

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com