Radar

60 momentos corruptos e impunes del SIAPA

No se trata de los desvíos ocurridos durante la administración del panista Rodolfo Ocampo, preso desde hace siete meses en el Penal de Puente Grande, y que dejó el SIAPA desde el 2010.

Tampoco tienen que ver con el fraude al Banco Interamericano de Desarrollo que se denunció en 2011 cuando el SIAPA era controlado ya por los cuatro alcaldes priistas que recuperaron en 2010 las alcaldías de la zona metropolitana: Héctor Vielma, Miguel Castro, Antonio Mateos y el ahora gobernador Jorge Aristóteles Sandoval.

Se trata de los 60 pagos que se hicieron a presuntos ex empleados del SIAPA, quienes presentaron denuncias laborales que terminaron en laudos, muchos de ellos a todas luces ilegales, y que provocaron que este organismo, ya en bancarrota, pagara en el 2012 y los dos primeros meses de 2013 más de 41 millones por ese concepto.

Lo que damos a conocer hoy como nuestra nota principal del día, agiganta lo hecho por Eduardo Almaguer, Secretario del Trabajo y Previsión Social, en los últimos diez meses en el caso de los famosos abogados talibanes, que por años medraron del erario en complicidad con funcionarios corruptos.

Al considerarlo el personaje del año que terminó en Jalisco, destaqué aquí el 18 de diciembre que Almaguer llegó, descubrió y denunció el millonario desvío de recursos públicos y la extorsión a empresas que se venía dando por décadas a través de los juicios laborales amañados, y que muchos de sus sucesores dejaron pasar, muy seguramente a cambio de beneficiarse también de esa trama corrupta.

Resalté además que el afectar este negocio millonario le ha traído serias amenazas a este funcionario, que dejó el camino fácil de la complicidad, que se ha tomado en serio y ha hecho cumplir la cultura de la legalidad.

En ese sentido sería bueno saber qué avances hay en las investigaciones para dar con los que han tratado de intimidar al titular de la STyPS, por evitar que en 2013 el SIAPA hubiera pagado al menos otros 35 millones por más laudos irregulares, y qué garantías a su seguridad se le han dado.

Pero lo más importante y a lo que está obligada también la Fiscalía es a indagar y no dejar impune la evidente ilegalidad de muchos de estos laudos que se pagaron sin que nadie dijera nada en 2012 y los dos primeros meses de 2013.

Los botones de muestra que le presentamos en nuestra edición de hoy son más que suficientes para revisar cada uno de los 60 pagos que sin duda acabaron de quebrar las finanzas del SIAPA.

De entrada habría que llamar a Luis Hernández Amaya, quien fungió como director en 2012. Desde luego también habría que llamar a los que integraban a su equipo jurídico que accedieron con una muy sospechosa facilidad a llegar a acuerdos extrajudiciales que afectaron las finanzas del SIAPA. Muchos de ellos están hoy en la Comisión Estatal del Agua, así que el contralor Juan José Bañuelos Guardado bien haría en ver cómo se están manejando ahí hoy. Otra oportunidad para que demuestren que no permitirán más corrupción.

http://twitter.com/jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com