Radar

La mentada a Vergara el “antibarrista”

Sientes tú que el Guadalajara ha dejado de ser querido ahora que es parte de tus propiedades? ¿Que ha dejado de ser esa especie de símbolo cultural de México?, le pregunté ayer al polémico propietario de las Chivas y de la empresa Omnilife, que este domingo en el clásico Chivas-América se convertirá en el primer directivo futbolero en prohibir las barras en su estadio, enclavado en la zona de El Bajío, en Zapopan, como consecuencia de la trifulca del sábado pasado en el Estadio Jalisco.

“No, al contrario porque mira, Omnilife está formado de pueblo, los seis millones de gentes (que la forman) somos gente que…yo me considero del pueblo, porque yo no tuve la oportunidad de estudiar y al final de cuentas tengo mucha empatía con la gente que trabajamos. Dos, yo te voy a decir los hechos: lo que la gente me demuestra en la calle es todo lo contrario, es respeto, es admiración, es agradecimiento.

-Entonces el incidente que hubo aquí arriba (en su palco), alguna vez que un aficionado te reclamó ¿fue excepcional?-le repliqué.

“La verdad es que sí. Porque yo, en doce años que llevamos con Chivas, yo te puedo decir que la estadística es que ha habido una agresión en doce años, una mentada de madre en un centro comercial y ha habido miles y miles –hay lugares donde me llego a tomar 100 fotos cuando llego a un lugar público- así es que al revés, le estoy muy agradecido a la gente por el apoyo, la aceptación y por la motivación que me dan”, revira Vergara en medio del bullicio que generan en el vestíbulo de su estadio (que rentó para la inauguración y clausura de los Juegos Panamericanos 2011), las múltiples entrevistas que realizan colegas a los jugadores, entrenadores y directivos de las Chivas en el llamado día de medios, previo al juego que más llama la atención de los aficionados al futbol en México.

Al dueño de las Chivas le pregunto también que si hace más de 20 años, cuando era desairado y poco conocido, como en 1993, cuando iniciaba el éxito económico de su empresa Omnilife, y citó a una rueda de prensa a la que el único que acudí fui yo, ya pensaba en adquirir al equipo de mayor tradición en México, como instrumento para convertirse en uno de los hombres más conocidos del país.

“No. Si te acordarás bien, ahí financieramente apenas empezábamos a tener éxito. No, la iniciativa de comprar Chivas vino como tres años antes del tiempo que sucedió.

“Y ¿cómo te vino eso a la cabeza?- le cuestioné.

“Vino por un par de razones: una, me enteré que había por ahí una gente del DF, un chilango americanista tras de los huesos de Chivas, lo cual no me pareció muy adecuado”.

La otra razón la encontrará en la entrevista completa que presentaremos hoy y mañana en esta edición y en todas las plataformas de Grupo Milenio.

Habla también de su confianza de que el domingo el clásico transcurra sin violencia, de su empresa Omnilife, de los gobiernos de Enrique Peña y de Jorge Aristóteles y de si buscará o no entrarle a la política.

http://twitter.com/jbarrera4