Radar

De medir a combatir la pobreza

Según la tercera encuesta de percepción ciudadana de calidad de vida del Observatorio Jalisco Cómo Vamos, dada a conocer hace una semana, 7 por ciento de los jaliscienses se quedaron sin comer por falta de dinero al menos un día en los últimos tres meses.

El dato va en plena concordancia con el último informe sobre la pobreza en México, que dio a conocer el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), y que colocó a Jalisco en la cuarta entidad donde más creció el número de ciudadanos en esta condición, superado sólo por Nayarit, Quintana Roo y Nuevo León.

Eso implicó que en nuestra entidad aumentaron en dos años los pobres, y los que viven en extrema pobreza: de 2010 a 2012 Jalisco creció 2.8 por ciento su número de pobres al pasar de 2 millones 766 mil personas (37%) a 3 millones 51 mil (39.8%); mientras los jaliscienses en pobreza extrema subieron 0.5 por ciento al pasar de 392 mil 400 personas (5.3%) a 446 mil 200 (5.8%).

Estos números revelaron claramente que las estrategias antipobreza emprendidas por Emilio González Márquez en el último tercio de su gobierno, el que cerró la primera era panista en Jalisco, fueron tan erráticas como las que aplicó sus primeros cuatro años.

Retomo estas cifras del Coneval a propósito del reconocimiento que dio ayer esta organización al gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, por destacar como una mejor práctica el sistema de indicadores para monitorear y evaluar los programas sociales que se diseñó en la subsecretaría de Planeación, de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas, que encabeza Ricardo Villanueva Lomelí.

Se trata del programa "Mide Jalisco" (Monitoreo de Indicadores de Desempeño y Desarrollo de Jalisco) que retomó e incorporó nuevos elementos al sistema de tableros de medición implementados en el sexenio pasado, cuando Víctor Manuel González Romero encabezó la entonces Secretaría de Planeación.

Esto deja claro que si bien en el gobierno panista se hizo un esfuerzo en medir la eficacia de las políticas sociales, cuyo objetivo principal es erradicar la pobreza, no fueron aprovechadas para corregir a ajustar su aplicación como lo prueba el crecimiento de las desigualdades sociales en nuestra entidad.

En otras palabras, no basta medir bien el desempeño de los programas sociales para tener un mejor combate a la pobreza.

Sin duda es una buena noticia que una institución tan seria como el Coneval distinga estos instrumentos del gobierno estatal, pero lo mejor sería que su lectura dispare acciones más oportunas para reorientar las estrategias antipobreza que no estén ayudando a avanzar en la materia.

Habrá que honrar así el premio del Coneval.

http://twitter.com/jbarrera4