Radar

Mariguana y dinero a partidos ¿oportunidad perdida?

Dos hechos claves para el futuro próximo del País ocurrieron el viernes en la Cámara de Diputados: la límitada aprobación del uso de la mariguana y la resistencia que se dio una vez más para que los partidos políticos disminuyeran su gasto, al romper el quórum que impidió aprobar la iniciativa del diputado local independiente, Pedro Kumamoto, conocida como #SinVotoNoHayDinero.

Poco más de un año después que el presidente Enrique Peña Nieto envió al senado su iniciativa para reformar la Ley General de Salud y el Código Penal Federal, para permitir el uso medicinal y científico, así como para ampliar la posesión para uso personal de cinco a 28 gramos sin penalización, finalmente quedó aprobada parcialmente el viernes pasado en San Lázaro.

Por mayoría, diputadas y diputados decidieron aprobar el uso de la mariguana sólo para usos médicos y científicos y que la siembra, cultivo o cosecha de plantas de mariguana no sea punible para estos fines.

Se perdió así la oportunidad de la que ya hablábamos aquí desde hace más de tres años que empezó en Jalisco el debate por la Ley para la Atención Integral al Consumo de Cannabis del Estado de Jalisco, que propuso el entonces diputado perredista Enrique Velázquez, en el sentido de que acabar con la prohibición, y buscar una  efectiva prevención y regulación ayudaría a debilitar el enorme poder corruptor de la delincuencia organizada.

Porque pese a no ser la panacea para acabar con el narcotráfico y la violencia que generan los capos, la despenalización del consumo de la mariguana, podría ayudar a combatir la escalada violenta ligada a las mafias, por las estratosféricas ganancias que les ha dado por años la prohibición y una estrategia fallida para combatirlos. Esa es la alternativa que los diputados no quisieron abrir el viernes pasado, que ayudara a replantear la estrategia de combate al narco que el Estado lleva perdida.

Pese a esta omisión, es innegable que lo aprobado significa un avance para dejar de satanizar el uso de la mariguana, al reconocer en ella sus facultades medicinales y empezar a analizar esquemas de producción y comercialización, que hay que decirlo, no quedan claros en la Ley que se publicará a más tardar en 90 días. La claridad de las reglas es decisiva para que los narcotraficantes no sean los beneficiados. Este pequeño paso deberá ser también la plataforma sobre la que se retome nuevamente la discusión del uso lúdico de la mariguana, más aún cuando por la legalización de su producción y consumo en Estados Unidos y Canadá, hará que la Cannabis cultivada aquí se quede en el mercado interno.

Mañana, cómo los partidos políticos reventaron el viernes pasado el debate para disminuir los excesivos presupuestos que reciben anualmente, de 4 mil millones a 2 mil millones de pesos.

jaime.barrera@milenio.com

twitter: @jbarrera4