Radar

La lección de la elección

Concluí ayer que los priistas y sus gobiernos, el estatal y los municipales que les quedaron, deben verse en el espejo panista, donde nada hicieron para corregir luego de la debacle electoral que sufrieron en 2009 y que en el 2012 les costó su salida de Casa Jalisco, que ocuparon 18 años.

Porque la lección de la elección es clara: los ciudadanos tienen cada vez más claro que el voto es un instrumento que les funciona para premiar y castigar a los gobernantes y a los partidos políticos que los postulan.  Además de eso, ya no están dispuestos a dar largos plazos, o se demuestran resultados o se van.

Si al PRI se le aguantó 70 años, al PAN lo toleraron 18, y al PRI del regreso lo soportaron apenas 6 en Guadalajara, y le sacaron una muy clara tarjeta amarilla al gobierno estatal para que haga ajustes y cambios para cumplir las políticas públicas prometidas, si desea llegar con alguna oportunidad de refrendar el triunfo para su partido en 2018.

¿El plazo de gracia que sigue es de tres años solamente? Porque así pasó en más de la mitad de los Ayuntamientos de Jalisco el domingo pasado donde los electores votaron por la alternancia para castigar a alcaldes de todos los partidos y optar por los de su competencia. En 65 municipios los gobiernos no pudieron refrendar a su partido político.

¿Cuánto tiempo será el plazo para los nuevos alcaldes que llegan a cumplir su función el próximo 1 de octubre?

¿Cuánto para los alcaldes que ganaron por el Partido Movimiento Ciudadano, en especial para Enrique Alfaro Ramírez en Guadalajara, quien fue el factor clave para el triunfo en la zona metropolitana, donde el único municipio que dejaron al PRI fue Tonalá? ¿Cuánto tiempo para cumplir a la enorme expectativa de cambio que se expresó con los votos a la causa alfarista?

De los futuros alcaldes metropolitanos, el que llegará más encanchado por venir de colaborar en dos Administraciones municipales, es Alberto Uribe, quien incluso fue el alcalde interino de Tlajomulco, que ahora le tocará gobernar el trienio completo. El resto se estrenará en el puesto. Incluso el líder del movimiento naranja tuvo su última experiencia de gobierno municipal en el 2011, hace 4 años, que le dejó el municipio a Uribe para buscar la gubernatura de Jalisco.    

Por ello más vale que los candidatos electos aprovechen en serio los 110 días que les quedan antes de asumir sus responsabilidades y no lleguen a improvisar o a aprender.

Esos poco menos de cuatro meses serán claves para mejorar los procesos de entrega -recepción, pero sobre todo para planificar sus programas de gobierno y seleccionar a los integrantes de sus equipos que les permita marcar diferencia.

Desde luego que Alfaro se juega en ello la consolidación de su proyecto a la gubernatura, pero el resto de los alcaldes la posibilidad de cumplir a sus electores y convertirse en los primeros alcaldes reelectos con seis años como presidentes municipales.

Ojalá la lección de la elección incentive mejores gobiernos en las ciudades de Jalisco.

jaime.barrera@milenio.com

http://twitter.com/jbarrera4